miércoles, 25 de febrero de 2009

Efectos Secundarios


Te vas de vacaciones unos días y ¿qué pasa a la vuelta?

En unas pocas horas tienes que cambiar el aplatanamiento de las islas por el estrés de la península.

Te encuentras toda esa montaña de ropa, que te has llevado de viaje, haciendo cola para ocupar un sito en la lavadora-secadora-plancha-armario.

Te das cuenta que dejaste bajo mínimo, en la despensa, los alimentos de primera necesidad.

Te aterroriza la idea de ir a poner al día la libreta... amos, que esperaré a mañana, a última hora, que ya habré cobrado.

Descubres que, al partir, dejaste un poquitillo abierto el congelador... así que sólo te faltan los pingüinos para ser el polo norte.

Tienes que volver a dormir de noche y vivir de día.

El reloj deja de ser un complemento más y, además, tienes que volver a usar el sujetador.

La correspondencia se amontona a la espera de ser abierta.

El mail lo tienes colapsado y tienes que armarte de paciencia para encontrar, en esa maraña de correos, aquellos que son personales y debes leer.

Que te invito a comer y me cuentas el viaje, que voy a tomar café y me cuentas el viaje, que te llamo por teléfono y me cuentas el viaje...

La mesa de trabajo se ha convertido en una montaña de papeles (y eso que tu Superior Jerárquico, que es el que más papeles deja, ha coincidido de vacaciones contigo) y recuerdas que allí debajo, en algún lugar, tienes un teléfono y un ordenador.

Así que ya veis... estoy bien... ¿cómo que estoy bien?... estoy GÜENÍSIMA y, además, aún me queda 1 día, de las vacaciones del 2008, para gastármelo antes del 1 de marzo... ¡¡¡LA VIDA ES BELLA!!!

jueves, 19 de febrero de 2009

El Otro Resumen Vacacional

Voy a intentar hacer un pequeño resumen de estos últimos días... ya veremos que sale.

Tanto el paisaje diurno como el nocturno eran dignos de verse. Os podría comentar algo sobre las coladas de lava, de los jameos... pero como eso lo podéis encontrar, con la ayuda del Sr. Google, me abstendré. También podría comentar sobre la fauna nocturna (compuesta, principalmente, por frikies... uuuuuuy, quería decir guiris) pero de ésto ya os lo ha puesto al día La Maru (si no lo habéis leído os aconsejo su lectura)

Así que me voy a dedicar a esos pequeños detalles, casi sin importancia, que me llamaron la atención.

Comenzaremos por el principio. Con este afán de protagonismo que nos caracteriza, a La Maru y a la aquí presente, fuimos las últimas en llegar al “vión” (casi vinieron a buscarnos para subirnos de la oreja) y... ¡¡¡Oh, SORPRESA!!! ¿Qué asiento era el mío? Pues me toco sentarme con las dos únicas personas que conocía (sin contar a La Maru, claro) de todo el avión (que, para rematar la jugada, no es que me caigan demasiado bien)

Como era de esperar, tuvimos un "apacible" vuelo con una excursión del INSERSO. Joooooer, esta gente se queja de que tiene problemas de movilidad pero... tan pronto se pudieron desabrochar el cinturón estaban todos pasillo arriba pasillo abajo. Que digo yo, las Compañías Aéreas se deberían plantear sondarlos a la par que facturan el equipaje.

Después de ese pase de modelos de la 3ª edad, del que pudimos “disfrutar”, nos dejaron en el hotel... ¡¡¡BIIIIIIIIIIEN!!!, eramos las dos únicas personas que bajaban en ese hotel. Nos toco el recepcionista graciosillo: “¿Ustedes vienen con el INSERSO?” (aaaaaaay, majo, en la que te acabas de meter... tu no nos conoces cuando nos ponemos guerreras)

Nos dan una habitación mu mona, cerquita de recepción... con su cocinita, su neverita, su sofacito, su terracita... to muy mono pero... ¡¡¡cama de matrimonio!!! ¿Porqué estas cosas NO ocurren cuando vas con pareja?

Vueeeeeeeeeelta a recepción a protestar... se hicieron los locos, como si ellos no supieran que la cama era doble (y yo voy y me lo creo, andaque...) Así que conseguimos un nuevo apartamentito, más grande, con 2 camas y vistas a la piscina (así podíamos contemplar como los guiris iban adoptando un color rosáceo, sin necesidad de movernos del sofá)

Descubrí que el Servicio de Salud de aquel Archipiélago se preocupa, y mucho, por la salud de sus clientes (varones, mayormente). El Servicio de Urología les recordaba, con cuñas publicitarias en radio, a todos los varones que tenían próstata y que se fueran mentalizando de que a partir de los 45 se la debían revisar (joer, yo tengo preparado un post dedicado a este tema, jamás lo he llegado a publicar, por las reacciones que produjo el de la orquitis, por no ser demasiado cruel y éstos lo lanzan así, sin anestesia previa ni na)

Tuvimos el “placer” de “disfrutar”, un día, de un guía turístico local. Aunque no os lo creáis, el colega fue capaz de estar hablando, sin parar, desde las 9 de la madrugá hasta las 6 de la tarde (menos el ratito de comer, claro) ¿nadie le ha dicho a este señor que no es necesario que esté todo el tiempo hablando? ¿nadie le ha dicho que algunas veces a la gente le gusta estar en silencio? ¿nadie le ha dicho que le puede gustar a la gente quedarse a solas con sus pensamientos? Eso sí, nos toco los temas más variados, tan pronto te estaba hablando de las erupciones volcánicas, que te contaba las investigaciones que estaban haciendo para rebajar los niveles de colesterol, que ejercía de crítico de cine, que te hablaba de como cultivar un huerto, que te aconsejaba que sitios visitar en la península, que te relataba sus viajes, que nombraba (sin quererlo nombrar) lo del trasvase del Ebro, que nos ponía al día de las energías renovables... bueno, un sinfín de cosas que nos importaban un pimiento morrón (no saque la recortá porque no pude meterla en la maleta que si no...)
Hicimos amistad con María, ¡¡¡más maja ella!!!, aunque tan pronto pudimos darle esquinazo salimos por piernas.

Nosotras solitas (sin preguntar ni na) encontramos el garito más chulo del pueblo (aunque la música... –aquí es donde se debe incluir la famosa frase de Kaktus: “que le corten las manos ya le haré yo las....”- pero era eso o salsa, y no la de untar precisamente) Para nuestra sorpresa, el camarero era el gemelo de uno de nuestros camareros de sonrisa encantadora (se aceptan apuestas, a ver quien acierta a que camarero me refiero), eso sí, éste algo más morenito de piel y con la cabeza rapada... por lo demás, como dos gotas de agua, oiga.

El último día descubrimos lo que nos decía el camarero de la puerta. El poooooooooobre nos encorrió hasta la barra para preguntarnos: “¿Por qué nunca queréis mesa?”. Y nosotras que pensábamos que nos saludaba cuando entrábamos y en realidad lo que hacía era ofrecernos una mesa... pooooooooobre, que remordimientos de conciencia de no hacerle caso ningún día.

No nos perdimos en toda la semana y eso que La Maru puso todo de tu parte. Mi frase de la semana fue: “¿Dónde vas?”, a lo que me respondía: “No lo sé”. Joer, la tía, desviaba la ruta con tanta seguridad que hasta me hacía dudar a mí de adonde queríamos llegar (Maru, Reina... que eres una Reina, que te quiero)

Nos pasaron un montonazo de cosas más pero tampoco es cuestión de que sepáis tanto como nosotras ¿no os parece?

miércoles, 18 de febrero de 2009

Sigue Viva


Hoy he tenido SORPRESÓN y tengo el DEBER de compartirlo con vosotros.

Algunos no la conocéis (aún), otros si que la conocéis y otros sois fans de ella. ¿De quien hablo? Anda, pensar un poco, si echáis la vista atrás y hacéis un poquitillo de memoria os vendrá a la cabeza.

Después de varios meses sin tener noticias de ella. Meses en los que ha habido, por su parte, dos traslados de domicilio (un más pal sur y otro, de retorno, más pal norte). Meses en los que cada vez que he pensado en llamarla no era una hora decente para hacerlo y cuando era una hora decente no me acordaba (por aquello de que soy Dori)

Hoy he recibido una llamada suya. Venga, ahora si que tenéis que saber de quien estoy hablando ¿no?... ¿os digo a quien me refiero? Pues está más clarito que el agua, me refiero a


RAKEL

Nos hemos puesto al día de muchas cosas (otras muchas se nos han quedado en el tintero, por falta de tiempo). Os cuento:

Esta estupenda de la muerte. Sigue con lo suyo. Su blog lo sigue escribiendo aunque, de momento, no puede publicar na (a ver si podemos solucionar, en breve, ese pequeño problemilla)

Y, lo que es más importante, me ha prometido invitarme (por aquello de que, según sus palabras, es una comida muy erótica) a una calçotada (¿se escribe así?) el mes que viene. Así que espero que cumpla su promesa y me piro a verla, que tengo unas ganicas ya.

Hemos hablado de muchas más cosas peeeeeeeeeeeeeeeero... esas son secreto de sumario.

De Vuelta A La Realidad


Todo lo que empieza algún día tiene que terminar y... pos eso, que ya tamos de regreso.

Nos hemos traído

miles... ¿qué digo miles? millones de fotos

miles... ¿qué digo miles? millones de piedras

miles... ¿qué digo miles? millones de recuerdos

.....

Na, que nos ha cundido mucho y bien... ya os contaré, aunque no sé cuando

M’ALEGRO DE ESTAR DE

REGRESO

martes, 10 de febrero de 2009

La Noticia

0

Lo primerico de to, no vaya a ser que luego mes’olvide, quiero felicitar a nuestro amigo TRIGUI… niño, que bien te sientan los 25.


Bueno, pues ya estamos en el día X y en na será la hora H.


Espero no romper ningún corazón con el notición que os tengo preparado


Debo comunicaros a todos vusotros, ustedes, que hoy es el día… hoy es el gran día… hoy digo:




¡¡SI, QUIERO!!








Que nooooooooooooo, que es broma... que con una única vez, que cometiera ese error, tengo suficiente



Que ya me he metido el bikiniki, las chancletas y la toalla en la maletita… la zodiac se ha tenido que quedar en casa (no cabía dentro del equipaje)



Pos eso, que me las piro… que en unas pocas horas estaré pasando sobre vuestras cabezas.



Cuidarme el chiringuito en mi ausencia, cuidaros vosotros y en na nos volvemos a ver (o no, quien sabe… igual me quedo allí).



Que paseis unos estupendos días.

lunes, 9 de febrero de 2009

No Ha Podido Ser

1






Me hubiera gustado ser la primera en dar hoy los buenos días pero....


ummmmmmmmmmmm, que no ha podido ser...


domingo, 8 de febrero de 2009

Un (...)

2

¿No os esta entrando hambre?


¿No os apetecería comer algo?


¿Que tal una tabletita de chocolate como esta?














O



¿Como esta?








viernes, 6 de febrero de 2009

No Quiero Morir

4

Ala, que ya no puedo más...

que si no lo digo reviento...

que si me muerdo la lengua corro el riesgo de envenenarme...

y me considero muy joven para morir


Hace unas horas estoy


O F I C I A L M E N T E


de


¡¡¡V A C A C I O N E S!!!

El Incansable Viajero

4

Mientras ella estaba disfrutando de su café, una fría tarde de enero, una pregunta le asalto:

¿Cuándo era el cumpleaños del Incansable Viajero? ¿habría pasado ya?

Ella era un desastre para las fechas, siempre se le olvidaban las fechas importantes.

No sabía como averiguarla; preguntárselo directamente, al Incansable Viajero, no quedaría bien (él siempre se acordaba, con exactitud, de la fecha de su cumpleaños); felicitarlo al azar estaba fuera de lugar, el año anterior ya lo había hecho y... había llegado una semana antes (bueno, por lo menos fue la primera en felicitarlo ese año). Estuvo varios minutos intentando recordar cual era el día, pensando en como podría averiguarlo cuando, de repente, se acordó... el año anterior le había escrito un mail para felicitarlo, ella lo guardaba todo y si era capaz de encontrar ese mail sabría que día debía felicitarlo.

De un solo brinco, salto del sillón y corrió a encender el ordenador, mientras cruzaba los dedos esperando que no hubiera pasado la fecha, empezó a buscar y, como ella esperaba, allí estaba el mail... Uuuuuuuuuuufff, aún quedaban unos días ¡¡¡MENOS MAL!!!

El Incansable Viajero había pasado, brevemente, por su vida y le había dejado un grato recuerdo.


Ella quería regalarle algo... algo especial. La distancia, que les separaba, no permitía que fuera algo material así que debía encontrar ese regalo especial y la forma de hacérselo llegar. Al final supo que regalarle, le regalaría una canción (que tenía un significado especial) que llevaría un segundo regalo escondido en su interior.

Esperó, con impaciencia, que llegara el día y justo a la media noche le envió su felicitación y su regalo.

Días más tarde, mientras ella estaba trabajando, salto, en su correo, una ventanita... ¿?¿?¿? ¿qué era eso?... enseguida se dio cuenta, era el Incansable Viajero que la saludaba.

Estuvieron hablando unos minutos, ella le quería contar muchas cosas, quería preguntarle otras muchas más pero, ese día, su trabajo no le permitía quedarse más rato. Se despidió de él, con la esperanza de poder continuar con la conversación más tarde.

Conversaron unas cuantas veces más y, de repente, ella recordó los regalos que le había hecho. Sintió curiosidad por saber que le habían parecido, por lo que él le dijo ella supo que no había encontrado ese regalo oculto, así que le indico como encontrarlo.

Era curioso sentir que, a pesar de llevar mucho tiempo sin hablar, la conversación fluía fácilmente, como si el tiempo no hubiera pasado. El recuerdo de su Incansable Viajero le seguía dibujando una gran sonrisa en el rostro.

Cuando se despidieron, esa noche, ella releyó algo escrito hace tiempo. Había plasmado, en unas cuantas líneas, lo vivido, junto a él, para que a pasara el tiempo que pasara poderlo recordar todo.

Mientras leía esas líneas noto como, por sus mejillas, resbalaban unas lágrimas. Ella que se había propuesto, hace tiempo, no llorar por nada ni por nadie y, ahora, estaba llorando... llorando por un recuerdo... llorando por un MUY BUEN RECUERDO.

Se prometió, a sí misma, no contarle JAMÁS, al Incansable Viajero, lo sucedido pero... ¿conseguiría cumplir su promesa?... ella sabía que era incapaz de callarse nada.

SÓLO el tiempo podrá responder a su pregunta.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Estreno De... ¿Película?


Tras la excitación del otro día (a pesar de que no me esperaran para la inauguración... amos, que cuando llegue ya no quedaba ni un triste “canapie”, que echarse a la boca, y la carpa había desaparecido, como por arte de magia) decidí tomarme unos días de reflexión. Decidí probarla, sentirla, analizarla y después ya, si eso, decir algo.

Tras más de 2 años sufriendo las, dichositas, obras y, después, de esperar una inauguración para ANTES de finales del 2008, que no llego,... ¡¡¡POR FIN!!!,el viernes, fiesta grande... ¡¡¡POR FIN!!!, el viernes, abrieron un trocito de esa, tan necesitada, autovía y...


A pesar de lo que me gusta a mí la N-240 decidí serle infiel y empezar mi romance con ese pequeño (porque es muy chico) tramo de autovía. Yo estaba encantada, tan anchita ella, tan bien pintada, tan bien señalizada, tan... tan... tan...

Pero no es oro todo lo que reduce y la he ido analizando, durante estos 5 días.

Ahorrar, lo que se dice ahorrar, tiempo... pues, yo, casi diría que no se ahorra... claro, salvo que te encuentres detrás de una mega-viga... pero en este caso, ya se sabe, hay que aplicar las Leyes de Murphy (que ya se podría haber quedado durmiendo la siesta en vez de sacarse de la manga sus dichosas leyes): “Si te has de encontrar una viga, circulando, ten por seguro que será en la nacional, y no en la autovía”

Cuando vas cap’alla, todo el tiempo que ganas en el trayecto lo pierdes en TRES... si si, no una ni dos si no ¡¡¡TRES!!! rotondas por las que debes pasar, si o si, para volver a incorporarte a la nacional. Bueno, vale, las rotondas son buenas, amplias, con buena visibilidad pero... ¿REALMENTE son necesarias TRES rotondas en medio palmo cuadrado? (supongo que la respuesta a esta pregunta la sabremos cuando terminen las obras)

Cuando está húmedo el firme es bastante resbaladizo (abstenerse de hacer maniobras bruscas), así que no quiero ni pensar que puede ser cuando hiele.

Cuando vuelves cap’aka, sólo pasas por dos (y una, de ellas, de refilón... asins que casi ni te enteras) pero llama, PODEROSAMENTE, la atención que exista un cartel que señaliza la dirección que has de tomar para llegar a la provincia vecina... y, digo yo, la autovía termina allí ¿para que, coño, ponen ese cartel? ¿para confundir a algún despistado? Vamos, como si la gente no fuera capaz de perderse solita que, encima, van y te ayudan.

Continuando cap’aka, pues también llega el momento que se termina lo que se daba y... aaaaaaaaaaay mare, aquí es donde se masca la tragedia. Los carteles para salir al pueblo están todos colocados: “Salida, a la drcha, a 1000 m.”, “Salida, a la drcha, a 500 m”, “SALIDA” pero, de repente, te encuentras con una curva a izquierdas de 90º (vale, he exagerado un poquitillo, debe ser de unos 87º). Vamos que, el primer día, no me traje puesta una de esas balizas (o como, carajo, se llamen esas piezas de plástico que ponen, en las zonas de obras, para señalizar por ande debes ir) de puro milagro... aún le estoy dando gracias al coche que llevaba delante que freno y me hizo comprender que la cosa estaba jodida.

Debo comunicaros que, a pesar de que no se haya visto en la prensa, ya se han salido bastantes coches en esa curva... y no es una leyenda urbana, que las balizas ya están echas unos zorros y SÓLO lleva abierta ¡¡¡7 DIAS!!!. ¿Por qué está este tramo así? Pues supongo que como corría prisa inaugurarla (que después de más de 2 años ¿qué más da un mes arriba que un mes abajo?) y esa salida no está terminada. Así que, si vais por allí, tener mucho cuidadito.

En los tramos en que se ve, miro a mi antigua N-240 (con lo que me gusta, a mí, esa carretera) y, ya, llevo varios días planteándome abandonar mi romance con la autovía y volver a la relación estable que he tenido con ella, estos últimos años.

lunes, 2 de febrero de 2009

Conversando


¿No os sorprende, en ocasiones, los temas en los que puede desembocar una conversación? Se puede empezar comentando, por ejemplo, las últimas vacaciones y de repente os encontrais, a vosotros mismos, hablando del último concierto de La Panto.

Pues esto mismito, bueno... paicido, me paso hace bien poquito.

No sé como, ni de que manera, el centro de una conversación lo ocupo la destructora de papel... si si, ese aparatito que esta abandonado allí, en un rinconcito cualquiera de la ofi, era la ¡¡PROTAGONISTA!! de una conversación... ¿a qué pensabais que ese aparatejo JAMÁS podía ser tema de conversación? Pues ya veis, os confundíais... ella, también, tuvo su minuto de gloria (joer, que televisivo m’aquedao)

Pero no quedó allí la cosa, en el apasionante mundo de la oficina existen más aparatitos y... ¿quién cobro protagonismo a continuación?... Pues la fotocopiadora, ¿quién si no?.

De nuevo, me sorprendí, a mi misma, comparando el funcionamiento de una fotocopiadora con hacerle el amor a una mujer... usease, que si sabes donde, como y cuando tocar es muy sencillo pero si no... casi misión imposible

Ahora saco a pasear mi vena más cotilla, así que...

¿Cuál es la conversación más extraña que vosotros recordáis?

domingo, 1 de febrero de 2009

De Lujo



Cuando vemos un vehículo de gama alta... tipo a estos:






















La imaginación se desata... entra curiosidad de saber quien es el afortunado propietario... ¿no os ha pasado nunca?... ¿si?... entonces, ¿cómo imagináis a la persona que lo lleva?... porque yo me imagino a alguien de este estilo


Pero la ilusión por recrearse la vista dura, justo, el tiempo que tarda en aparcar el vehículo y salir, su conductor, de él... y ¿qué nos encontramos?... pues algo así


¿Por qué será que los hombre, cuando tienen otras carencias, se compran un coche bien caro?... ¿qué tipo de trauma infantil puede crear esta necesidad?... es más, cuando lo adquieren ¿qué ideas deben pasar por su mente?... ¿qué así ligarán más?... ¿qué así serán más envidiados?... ¿qué el coche desviará la atención sobre el resto de los defectillos?

Contarme, contarme... soy toda ojos