sábado, 28 de noviembre de 2009

To Lo Bueno S'Acaba

Ale, que están por no dejarme disfrutar de esas vacaciones financiadas por el INEM (ahora que ya había localizado unas obras que poder visitar)


Ayer me llamaron, me ofrecieron, me lo pensé, dudé y, al fin, acepté, lleve la documentación (salvo el nº de cta. que mes’olvido… como si me sobraran los dineros), me dieron taquilla, uniforme y me presente a mi nuevo jefe. Así que el lunes me reincorporo a la vida laboral, de nuevo.

¿Cómo estoy en estos momentos? ¿La verdad? Pues ando algo acojonaita:

- Cambio de empresa, lo que supone, en principio, que no voy a conocer a nadie y tendré que observar para ver de que pie cojea cada uno.

- Cambio de curro, ya hace mucho que no tenía la sensación de ser la nueva en la ofi, ya hace mucho que no sentía que no tenía ni idea de por donde me andaba y, ahora, todo eso va a volver y, pa remate, no voy a tener contacto con el público, con lo que a mí me gusta eso.

- Cambio de horarios, tengo que ir unos días de mañanas y otros de tardes, con el despiste que soy me veo presentándome cuando no es.

- Llevaré uniforme, algo que siempre me ha apetecido (por aquello de no tener que discurrir que ponerme para ir a currar), y ya he descubierto el porque sienta tan mal… joer con las tallas, van como les da la gana, vale que una es recogideta pero… me han dado una SP (super-pequeña) y ¡¡¡ME VA GRANDE!!!, entro como tres veces en ella. Además, se me antoja que voy a pasar frío aunque lo bueno es que como me han tenido que dar uniforme a estrenar no creo que se transparente.

- La taquilla esta en casa dios, ¿tengo que dejar ABSOLUTAMENTE todo allí? ¿y si necesito un kleenex o cualquier otra cosa más íntima?

De momento, mi jefe (vamos, yo creo que es jefe… es lo que tienen estos uniformes, si no miras la etiqueta no sabes con quien estas tratando) ya me ha dicho que algunas veces suele gritar (cuando esto te lo avisa el interesado no sé si es muy positivo), que hay otra que tiene unas maneras de decir las cosas poco suave y otras que me pueden matar la cabeza (todo esto para animar). Además de asegurarme que voy a tener contracturas SI o SI.

Mira, de momento, yo voy el lunes… y creo que podré decir “Prueba superada”

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Nada Que Decir




Debería publicar algo… YAAAAAA LO SÉEEEEEEEEEEE, pero es que no mes’escurre na.

Mis neuronas se encuentran también en estado de paradas ociosas adoptando el modo perro antisocial. Sólo tienen un poquito de actividad durante esas horas en las que esperamos, pacientemente, a que nuestro fiel amante Morfeo venga a visitarnos, que últimamente nos tiene algo abandonadas. En esos momentos si que fluyen ideas pero no me permito levantarme a plasmarlas, ya que eso supondría un par de horas extra más de insomnio… y como que no me va bien.

Vale, a la mañana podría materializarlas pero o se me han olvidado (muy típico de Dori) o me parecen una soberana idiotez o, directamente, las clasifico como extremadamente personales.

Así que aquí me encuentro yo sin nada que decir.

Eso sí, el otro día me dijeron que los jubilados y los parados son los encargados de controlar las marchas de las obras de la ciudad… tan pronto encuentre una obra cuyo avance resulte interesante os pongo al día ¿vale?

lunes, 16 de noviembre de 2009

En La Oficina (II)


<<...Recojo mi ropa, te doy un beso y me voy dejándote una nota

fin de semana.


Besos" >>


Pase todo el fin de semana pensando en aquel encuentro:

"¿Me habría dejado alguna pista olvidada?
¿Habrías descubierto a la misteriosa acompañante?
¿Qué pasaría el lunes?
¿Tendrías un buen recuerdo?
¿Cometerías alguna indiscreción?... "

Sólo podía esperar que el tiempo pasara, era exasperante ver lo lentas que corrían las manecillas del reloj.

Nunca me había costado tan poco levantarme un lunes, parecía que había pulsado el botón de avance rápido y, antes de que me diera cuenta, ya estaba en la oficina. La curiosidad me reconcomía por dentro, quería ver tu cara al entrar, ¿qué expresión se reflejaría en ella?

El brillo de tus ojos no dejaba lugar a dudas, habías venido dispuesto a averiguar el nombre de tu amante furtiva. Me pareció divertida la situación, íbamos a jugar al ratón y al gato, ¿quién sería el ganador?

Por el rabillo del ojo, vi como nos ibas observando a todas, supongo que intentando visualizar ese cuerpo que habías acariciado, intentando encontrar aquellos labios que te habían besado, intentando descubrir aquellas manos que recorrieron tu piel. La situación me parecía divertida y, como un acto reflejo, se me dibujo una sonrisa en la cara.


Fueron pasando las horas y cada vez estabas más inquieto, supongo que te hubiera gustado preguntar pero ¿qué ibas a preguntar?: "¿Fuiste tú quien me hizo el amor el viernes en mi despacho?"... en el caso de no acertar no hubiera quedado bien.

A la hora del café estabas más comunicativo de lo habitual, todas lo comentamos, preguntando que tal nos había ido nuestro fin de semana, por nuestros trabajos, interesado en saber que habíamos hecho. Las respuestas no te ayudaron mucho… no te lo podía poner tan sencillo.

Tu curiosidad no fue disminuyendo conforme pasaban los días, se te veía decidido a averiguar quien se encontraba tras ese recuerdo. Este juego me estaba gustando más de lo que había imaginado, no quería que sufrieras más de lo necesario pero… me lo estaba pasando ¡¡tan bien!!

Por mi mente paso una maldad… “No, no lo hagas”, pensé, pero me resultaba tan atractiva la idea que no podía dejarla pasar. Sólo debía encontrar el momento oportuno… después te contaría toda la verdad, me prometí.

La ocasión se me sirvió en bandeja de plata, se organizó una cena improvisada a la que acudirían casi todos, ese sería el momento.

Aproveché una pequeña salida tuya para colarme en tu despacho y dejarte una nota que decía:

“¿Quieres saber quien soy?


Esta noche quizás

puedas averiguarlo


Besos”

viernes, 13 de noviembre de 2009

¿Me Puede Decir Donde Esta La Oficina De Turismo Más Próxima?


Aprovechando el pequeño descanso de citas con nuestro sistema sanitario, del que disponía hoy, he decidido tirarme a las calles para poner al día algún papeleo y la adquisición de algún aparato eléctrico averiado recientemente.

La salida ha sido resultado desastrosa, me ha hecho darme cuenta que llevaba ya demasiado tiempo en “Barbate” y no era consciente de lo poco que me había movido por esta ciudad.


A pesar de que el recorrido a realizar era amplio me he decantado por ir a pateta (aún a riesgo de pillar algún capazo).

La primera en la frente, cuando he oído un “Pero Dina” (en un tono que quería decir: “¿tan desaboría te has vuelto que ya ni saludas?”) me he vuelto y me he fijado en una persona con la que me acababa de cruzar (y que además me la había mirado), mi cara ha sido de “¿Quién carajo eres y porque demonios me saludas?”, cuando por fin he conseguido darme cuenta de quien era (después de bastante rato) creo que me he puesto de todos los colores. Así que, ahora, ya tengo que añadir, a mi despiste natural, que se me han olvidado algunas caras… así que si me veis y no saludo es que no os he reconocido.

He seguido con mi excursión cuando, de repente, he descubierto que han abierto una Comisaría de Policía nueva… ¿Cuándo pensabais contarme esto? ¿Cuántos secretos más me ocultáis?

En este momento ya me han atacado dudas y he empezado a rezar porque las Oficinas del INEM continuaran en el mismo sitio que yo las recordaba. Efectivamente, seguían en el mismo sitio pero… su interior parecía un Municipio incorporado de Marruecos. Esta visto que los parados madrugan demasiado, con lo prontito que he llegado y la cantidad de gente que tenía delante, así que viendo que lo que yo quería me lo podía mirar por el intelnette me las he pirado a mi próximo destino.

Mientras continuaba mi recorrido me he alucinado de la cantidad de edificios nuevos que han hecho, de las calles que han abierto y que desconocía su existencias hasta que… pues que he llegado a un cruce y no sabía ande m’encontraba, me he sentido como una guiri en mi propia ciudad ¿os lo podéis creer?

Esto ya me ha aterrorizado, tan pronto he conseguido localizarme he optado por regresar por un sitio conocido (aunque el trayecto fuera más largo) y ponerme a salvo.

Así que me estoy viendo que para mis próximas salidas me voy a tener que agenciar un plano de Güesketa pa no perderme.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Medallas Y Otras Distinciones


Cuando he recibido una carta, de la empresa que fabrica cierto pegamento, agradeciéndome lo mucho que habían subido las ventas, de su producto, últimamente y que querían otorgarme noseque distinción, por ser su mejor cliente, además de querer colgar mi foto en noseque cuadro de honor y me enviaban, también, un paquete con 100 unidades de su producto como agradecimiento, me he dicho a mi misma, en tono autoritario: “Nena, que estamos en crisis, que ya esta bien de llenar los bolsillos de otros, siendo que los tuyos están en las últimas, así que ponte las pilas y a funcionar de nuevo”

Quedan algunas esquirlas por pegar, algunas grietas por arreglar y algunos agujeros por restaurar pero ya me encargaré de ellos cuando tenga tiempo. Aunque también puedo pasar al Plan B, dejar de ducharme una temporadita, que ya se sabe que la roña es un estupendo tapa-grietas, tapa-poros y hasta es capaz de compactar toda la superficie volviéndola casi indestructible.

Uuuuuuuuuuy, que se me olvidaba, por mi 2º cumpleaños (que ya siento que la fiesta fuera un asquito, prometo que el próximo año será mejor) me autoregale la inscripción a un Club “MUY SELECTO” al que sólo unos pocos “PRIVILEGIADOS” tienen acceso, me dieron el carné número… (pues si he de decir la verdad no me dijeron que nº ocupaba)… pues eso que ya soy SOCIA del Club INEM y este mes paso a ocupar un puesto en sus estadísticas.

MUCHAS GRACIAS a todos por estas vacaciones que me financiáis.

viernes, 6 de noviembre de 2009