miércoles, 19 de mayo de 2010

Por Fin Sale La Sentencia


Me ha llegado a mí correo:

"Por fin sale la Sentencia a Caperucita
Resuelto el caso de Caperucita y el Lobo
La versión de la justicia española en relación a Caperucita y el Lobo es la siguiente:


Visto y considerando los acontecimientos por todos conocidos:

1) Que Caperucita no desconocía que podía encontrarse con el Lobo.

2) Que tampoco era ajena al hambre del Lobo, ni a los peligros del bosque.

3) Que si le hubiera ofrecido la cesta de la merienda para que el Lobo calmara su hambre, no habrían ocurrido los sucesos referidos.

4) Que el Lobo no ataca a Caperucita de inmediato, y hay evidencias claras que primero conversa con ella.

5) Que es Caperucita quien voluntariamente le da pistas al Lobo y le señala el camino de la casa de la abuelita.

6) Que la anciana no es imputable ya que confunde a su nieta con el Lobo.

7) Que cuando Caperucita llega y el Lobo está en la cama con la ropa de la abuela, Caperucita no se alarma.

8) Que el hecho de que Caperucita confunda al Lobo con la abuelita demuestra lo poco que iba a visitarla, hecho que se tipificaría como abandono de persona anciana por parte de la joven Caperucita.

9) Que el Lobo, con preguntas simples y directas, quiere desesperadamente alertar a Caperucita sobre su posible conducta final.

10) Que cuando el Lobo, que ya no sabe qué más puede hacer para alertarla, y ataca a Caperucita es porque ya no le quedaba otra solución.

11) Que es altamente posible que antes Caperucita hiciera el amor con el Lobo e incluso lo disfrutara.

12) Que la versión de que Caperucita, cuando oye la pregunta del Lobo: «¿Adónde vas?» Responde: «A bañarme desnuda en el río..», cobra cada día más fuerza.

13) Que se desprende del punto anterior que es Caperucita la que provoca los más bajos instintos brutales y depredadores, en la pobre fiera.

14) Que el Lobo ataca, pero tal hecho corresponde a su propia naturaleza y a su instinto natural y animal, exacerbados por la conducta de la susodicha Caperucita

15) Que merece un párrafo aparte la madre de Caperucita, quien exhibe culpabilidad por no acompañar a su hija conociendo los peligrosos del bosque

Por todo lo antes dicho, se absuelve al Señor Lobo y se dispone además:

1.- Apercibir a la familia de Caperucita, imponiendo a la abuela que se presente en el hospital que se designe, para su observación gerontológica.

2.- A la madre, apercibirla para que cumpla correctamente con sus deberes de madre.

3.- A Caperucita,

* Trabajo comunitario en el zoológico local para conocer plenamente la naturaleza y el instinto animal.
* Indemnizará al Sr. Lobo a razón de 100 EUR diarios y ha de prepararle todas las tardes la merienda durante un año.
* A pagar las costas del proceso.

Aclarar asimismo en el presente fallo que este proceso no afecta el buen nombre y honor del señor Lobo.

Publíquese, archívese, y téngase por firme el presente fallo.


B. G. "

martes, 18 de mayo de 2010

Según Fuentes De Toda Confianza...


En algún lugar del Reino de Aragón, cuyo nombre no voy a pronunciar, hace mucho muchísimo tiempo las arcas municipales (o como se llamara por aquel entonces) se nutría, principalmente, de los ingresos derivados de la compra-venta de carne fresca.

Y cuando digo carne no me refiero a carne de vacuno precisamente. Digamos que cobraban comisiones a los burdeles, las prostitutas y los chulos del lugar.

Como decidieron que todo aquel que no pasara por caja no era digno de ejercer dicha profesión “liberal” en su territorio redactaron su propio reglamento sancionador.

Así pues, a todo chulo o puta que se le pillara (y que no formara parte de la plantilla) se le concedían 3 días para abandonar el lugar. Si transcurridos, esos 3 días, no lo habían abandonado se les daban 100 latigazos.

Si les volvían a pillar (ya se sabe que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra) les concedían otros 3 días para que se las piraran voluntariamente. En caso de no hacerlo el castigo subía, un pelín, en intensidad pues se les cortaban las 2 orejas (supongo que de aquí viene la expresión “pendón desorejau” ¿no?)

Y si, por una de esas casualidades de la vida, sobrevivían a la infección y se les volvía a encontraba, por tercera vez, (recordemos que a estas alturas tenían el cuerpo espellejau, por los latigazos, y ya no tenían donde colgar los pendientes) se les recordaba que eran personan non gratas, se les recordaba que tenían 3 días para largarse (pero esta vez de verdad de la buena) y si esto no se lo tomaban en serio (es que hay gente muy tozuda por el mundo) y se quedaban… pues llegados a este punto, como ya se les había acabado la paciencia, los ahorcaban un poquito.

Por lo visto, ya por aquel entonces el negocio era de lo más rentable. Podríamos tomar ejemplo y legalizar el negocio…

jueves, 13 de mayo de 2010

Vamos A Decriticar Una Miajeta

De antemano sé que hay ciertos sectores que mesevan a tirar a la yugular pero hoy me siento valiente y si me muerdo más la lengua reviento… asins que voy a decriticar una miajeta.

Quizás es que no entiendo mucho del tema, quizás es que soy un muymucho analfabeta en el asunto pero jamás he entendido que ver a 22 tíos en calzoncillos corriendo detrás de un balón despierte toda esa pasión, esas rivalidades entre seguidores de distintos equipos o esas discusiones acaloradas.

Entiendo que te guste un deporte; entiendo que si lo retransmite, y no tienes otra cosa que hacer, lo veas pero, por ejemplo, que eso provoque una pasa de salud, dejando los servicios de urgencias de cualquier hospital vacíos durante horas, esto no lo puedo entender, si estas enfermo estas enfermo, llueva, diluvie o haya partido.

Y de las celebraciones ¿Qué os puedo contar de ellas? ¿Hace falta pegar semejantes gritos cuando meten un gol? Que parece que tengo sentado a mi lado al vecino ¿Es necesario pegar esos saltos para celebrarlo? Más que na porque me veo que voy a acabar teniendo un dúplex (tan pronto se desplome el techo)

Pero ya si hablamos de los sueldos que les pagan a los futbolistas (eso si, todos ingresados en paraísos fiscales… manda güevos) aquí ya es que me subo por las paredes. Joer ¿a que precio sale el gol? Por ese fajo de billetes que se embolsan les deberían exigir un mínimo de goles y si no a la puta calle (como nos pasa al resto de los curritos)

Además, cuando veo imágenes como estas:





¿Por qué celebran así los goles? Si ese es su trabajo, les pagan porque metan goles… es como si un mecánico, cada vez que repara un coche, se pusiera a dar brincos por el taller o si la cajera del hiper, cada vez que le cobra a un cliente, se abrazara a sus compañeras o que los funcionarios se pusieran a hacer el trenecito cada vez que se finalice un expediente o… ¿os parecería normal?

Pos ale, que ya he tenido mi dosis de mormormor por hoy… ya puedo dormir tranquila

martes, 11 de mayo de 2010

Un Pequeño Paso Para La Humanidad... Un Gran Paso Para Dina


vértigo.

(Del lat. vertīgo, -ĭnis, movimiento circular).

1. m. Med. Trastorno del sentido del equilibrio caracterizado por una sensación de movimiento rotatorio del cuerpo o de los objetos que lo rodean.

2. m. Med. Turbación del juicio, repentina y pasajera.

3. m. Apresuramiento anormal de la actividad de una persona o colectividad.

~ de la altura.

1. m. Psicol. Sensación de inseguridad y miedo a precipitarse desde una altura o a que pueda precipitarse otra persona.


Como sólo soy CASI perfecta todo esto me pasa.

Me subo a una silla y me tiemblan hasta las entretelas; me sudan las manos, se me acelera la respiración, busco con ansia donde agarrarme y al conseguir bajar beso el suelo.

Así que, ya sabéis, en PortAventura no me busquéis en el Dragón Khan.

Cuando son otros los que se ponen en una situación de “peligro” la cosa no mejora, más bien diría que empeora, siento palpitaciones, los veo cayendo, les grito y creo que, incluso, les insulto (jeje)

Hace poco, estábamos paseando, tan ricamente, cuando ante mí apareció “UNA DE LAS TEMIDAS PASARELAS DEL VERO”


Cuando me pongo nerviosa (y en este caso me puse) comienzo a decir estupideces en voz alta (ofreciendo, así, un gran espectáculo a todos los domingueros que, como nosotros, se encontraban en el lugar. De esta forma centraron su atención en mí… lo que me hizo ponerme más nerviosa y decir más estupideces de lo normal... patético, lo sé)

Podíamos haber retrocedido pero una, que en ocasiones es demasiado aragonesa, se dijo “no señor, quiero ver lo que hay al otro lado”. Inspiré profundamente, unas tres docenas de veces, y me lance a recorrer la pasarela… Ohoh, al tercer paso, sobre ella, me di cuenta de que me iba a quedar paralizada, por el terror, de un momento a otro (y un rescate en helicóptero no me venía bien a esas horas de la mañana), así que tuve que emprender una huida desesperada hacia tierra firme (por el camino casi abofeteo a una señora que, muy amablemente, se ofrecía a ayudarme a pasarla)

Ya en tierra firme (no bese el suelo por no ofrecer más espectáculo gratuito) las piernas me temblaban, el corazón se me salía por la boca, mi tensión arterial estaba por los suelos… amos, que no me eche a llorar por vergüenza (que no por ganas)

Me senté, me “tranquilicé”, me fije el objetivo de pasarla (dando el menor espectáculo posible) y me lancé, de nuevo, a pasarla y… oye, ¡¡QUE LO CONSEGUÍ!! aterrorizada pero ¡¡LO CONSEGUÍ!! Eso sí, al llegar a tierra firme casi me tienen que hacer una RCP

¿Volvería a hacer esa excursión? Pues… creo que si… amos, creo que incluso me atrevería a mirar hacia abajo… pero, si acaso, dejar que pasen unos meses (o años) antes de volverlo a intentar

domingo, 9 de mayo de 2010

¿Qué Harán?


Los hombres siempre han sentido curiosidad por saber porque las mujeres van de dos en dos al baño.

Yo siento curiosidad por saber porque los hombres se pegan tantas horas en el baño cuando sienten la llamada de la selva (su momento All-bran) ¿Qué hacen tanto tiempo allí? Algunos se llevan una revista o un libro… vale, estos leen pero ¿y los que entran con las manos en los bolsillos? esos ¿a que dedican tanto rato?



miércoles, 5 de mayo de 2010

¿Mutación Genética?


Existen unos seres que siempre me hacen dudar si son extraterrestres o son el fruto de alguna mutación genética. Esos seres son los informáticos. Tú te miras a un perfecto desconocido y si por tu cabeza pasa la frase: “ese tiene unas pintas de informático que te mueres”, no falla… es informático

Hablan y actúan diferente ¿no os habéis dado cuenta? Pues fijaros, tienen un noseque inconfundible.



Lo que más me gusta, de ellos, es cuando empiezan hablar, vale que no te enteras de ná pero ¿y lo que entretienen?, siempre sueltan alguna parrafada curiosa o alguna frase que, sacada de contexto, te transporta a un universo paralelo.

Esta semana estoy de curso, de un Sistema Operativo que no conocía.

La primera guinda vino a la media hora de curso, cuando soltó que el susodicho S.O. tiene “sabores”… ¡¡¡SABORES!!! ¿como los helados? Pues yo no me imagino diciendo que mi S.O. tiene sabor a fresa ácida o que el de sabor a ternasco va de puta madre (ya os podéis imaginar que me quede anclada en esta frase el resto de la introducción, sólo espero no haberme perdido alguna otra perla)

Pero, ya hoy, cuando ha dicho que de ciertos navegadores se decía que eran PROMISCUOS… aquí ya me ha matao por completo (y no pienso decir ni lo que me ha pasado por la cabeza ni lo que he exteriorizado… aunque a poca imaginación que tengáis os podréis hacer una idea)

Lo dicho, los informáticos ¿son de una raza diferente o no?