martes, 31 de agosto de 2010

Fan Nº 1

Por una de esas casualidades de la vida, descubrí hace poco un concurso. A mi los concursos no me suelen llamar la atención y éste, en un primer momento, pues como que me dejo fría-congelá.

Pero, fíjate, lo que son las cosas que, al día siguiente, volví a coincidir con el mismo concurso y, oye, que ya me lo miré con mejores ojillos.

Al tercer día ya había caído rendida a sus pies.

Ahora ya sólo deseo que lleguen las 6, de la tarde, y poder verlo de nuevo. ¿De que concurso hablo? Seguramente lo conoceréis hace tiempo (aunque para mí sea una novedad novedosa), el concurso es “dup”.

Con el sentido del ridículo que yo tengo, me encanta ver como existe gente que no se corta, que hacen mímicas con toda naturalidad y, además, se lo pasan teta.

¿Qué puedo decir de la presentadora? Joer, que es la caña. ¡¡¡Les mete unas leches!!! Que cualquier día, de estos, me les desencaja el hombro a alguno y ¡¡¡les mete una caña!!!... yo, de mayor, quiero ser como ella.

Pero los que más enamoradica me tienen son los roqueros. Los joios son buenos de narices y consigue, cada tarde, arrancarme alguna carcajada a pleno pulmón.

El que más me gusta… sin dudarlo… José Lindo. ¡¡¡Impresionante!!! Como acierta las palabras y sus mímicas.



¡¡¡LO QUE ME HACEN DESUFRIR ESTOS CRIOS!!!

lunes, 30 de agosto de 2010

Ven A Mi

No es ninguna novedad, lo sé, pero me ha venido a la cabeza.

¿Algún voluntari@ que me la cante al oido?



 

 

 


 

 
Ella dice que me ama y yo suspiro
Dice que esta fria su cama yo ya no vivo
Cada vez que ella me llama siempre le digo
No pido más a mi Dios mi amor que estar contigo

 
Y es imposible dormir
Las sabanas son lozas sobre mí
Te busco y no estas aquí
Te fuiste lejos de mí, sin ti

 
Y ya no tengo paciencia
Mi corazón dicto sentencia
Dice que te ama, te extraña, le faltas
y cada día pregunta porque no estas en mi cama

 
Ella dice que me ama y yo suspiro
Dice que esta fria su cama yo ya no vivo
Cada vez que ella me llama siempre le digo
No pido más a mi Dios mi amor que estar contigo

 
hoy le pido a mi señor que me de un chance
El sabe que ya he puesto todo de mi parte
Me sobran horas y no son para besarte
Y faltan meses en el año para amarte

 
Te necesito ahora y tanto, tanto
Que por más que cante no sabrias cuanto
Te necesito ahora y tanto y tanto
Que te estoy buscando y por eso canto

 
Ella dice que me ama y yo suspiro
Dice que esta fria su cama yo ya no vivo
Cada vez que ella me llama siempre le digo
No pido más a mi Dios mi amor que estar contigo

 

 

sábado, 28 de agosto de 2010

El Tamaño ¿Importa?


Mientras estaba pajariqueando he dado con un blog de una persona que estaba a dieta, me ha chocado y he decidido leerlo. Este me ha llevado a otros y, realmente, me he quedado impresionada.

Todos conocemos a gente con sobrepeso, a personas que se ponen a dieta, que te cuentan, que te explican y sientes como lo están pasando mal. Cuando esta realidad queda plasmada en una especie de diario impacta, por lo menos a mí, mucho más.

Lees como diariamente anotan las Kcal. consumidas, el agua bebida, si han ido al baño o no o si les toca ir al gimnasio o a terapia para obtener como resultado, y teniendo mucha suerte, que la báscula siga en el mismo punto que el día anterior.

Lees como son conscientes de que privando al cuerpo de una comida lo que están haciendo es castigarlo y conseguir que se rebele en su contra y, aún así, se la saltan.

Cuentan como han hecho dietas “milagro” con las que han conseguido bajar 10 kg. en 20 días y, al dejarlas, han subido 15 kg. en 15 días pero, aún por esas, volverían a hacerlas.

Narran como no han podido evitar el pegarse un gran atracón para después provocarse el vómito o el pánico que sienten ante la posibilidad de volver a recuperar esos kilos perdidos.


Reconozco que yo no sé lo que es disfrutar comiendo; reconozco que yo no sé lo que es ahogar mis frustraciones con la comida; reconozco que yo no sé lo que es comer con ansiedad. Pero si que sé lo que es sentarse delante del plato de comida y saber que tienes que obligarte a comer, aunque sólo de pensarlo te entren arcadas; sé lo que es tener que controlar la báscula para no bajar de esa barrera psicológica que te has marcado como peso “mínimo ideal”.

Claro que me gustaría tener más tetas (bueno, mas no, con dos me conformo… con que fueran un pelín más grandes tendría suficiente); claro que me gustaría tener más culo o más cadera; claro que me gustaría medir un poquitico más (aunque las buenas esencias, y los venenos, se guarden en frasco pequeño); pero hace tiempo asumí que esta es mi constitución, que vengo de una familia en la que todos somos recogidetes y que tenemos tendencia a perder peso con excesiva facilidad.

Quizás deberíamos aprender a fijarnos menos en esos cánones de belleza que nos imponen y a querernos MUCHO MÁS a nosotros mismos.

jueves, 19 de agosto de 2010

La Noche Del Lorito


Si algo tiene de bueno, por aquello de buscar algo bueno, el pasar toda la noche en vela es que te da tiempo para pensar en muchas cosas (me hubiera puesto a pasar el aspirador pero creo que no lo habrían entendido mis vecinos ¿verdad?)

Así pues, estaba yo con mis pensamiento cuando me he dado cuenta que este año NO TENGO VACACIONES. Es más, me he dado cuenta que mis últimas vacaciones, en condiciones, fueron hace más de un año.

Así que, a estas alturas y después del estrés de los últimos meses, mis neuronas están que revientan por todos los lados.

He recordado, con nostalgia, mis mejores vacaciones cuyo destino no fue ningún país exótico ni ninguna playa paradisíaca. Mis mejores vacaciones siempre han sido esas que llamaban (y algunos aún llaman) “las vacaciones de los pobres” (usease, pillar el coche, la caravana, cuatro bártulos y a disfrutar)

Os contaría alguna cosa de esas vacaciones pero estoy algo sensiblona… así que prefiero dejarlo para otra ocasión.

Insomnio


¿Qué hora dices que es?

¿Tu estas seguro que es esa hora?

¡¡¡Que me suena el despertador en na!!!

Joer, ¿no decían que la vida volvía a la normalidad después de las fiestas?

Me tomaría una pasti (si la tuviera, claro) pero viendo como termino Carmina…

martes, 17 de agosto de 2010

Vacío

¿Alguna vez habéis sentido un vacío en vuestro interior? Algo así como si os faltara alguna pieza de vuestro puzzle, esa pieza clave que es la que sostiene el resto de la estructura.




La sensación es difícil de explicar, sólo sabes que algo falta. Lo único que puedes hacer es parchear ese agujero vacío, a la espera de que aparezca la pieza perdida o encuentres otra que encaje y pueda sustituirla.

La próxima vez que vaya a los Chinos compraré varios kilos de piezas de puzzle… nunca se sabe cuando las vas a necesitar.

lunes, 9 de agosto de 2010