viernes, 20 de mayo de 2011

Tomando Declaración


La jueza a la prostituta:- 
"Entonces, ¿cuando se dio cuenta usted que  había sido violada?
Prostituta (secándose las  lágrimas):
 "Cuando el cheque me vino  rechazado"

domingo, 15 de mayo de 2011

Pudiendo Tenerlo Todo...




Crecemos convencidos de que allí fuera se encuentra nuestra media naranja, el príncipe azul, aquella persona que encaja a la perfección contigo; que te llevará a palacio, te colmará de besos y mimos y con la que seréis felices por los siglos de los siglos.

Te cuentan esto de pequeña y no lo dudas ni por un instante. Joer, es tu familia la que te esta vendiendo el paquete de la felicidad eterna ¿por qué ibas a dudar de la veracidad de sus palabras? ¿para que te iban a engañar?

Pasan los años y te vas dando cuenta que este concepto de “media naranja” es bastante flexible (eso o es que yo soy rara de cojones) Esas dos piezas del puzzle, al que llamamos pareja, no encajan a la perfección, por las uniones pasa la luz.

Pasados esos primeros momentos de enchochamiento ciego, en el que todo es perfecto y maravilloso, es cuando te empiezas a dar cuenta de las fisuras que existen en la estructura y resulta que:

- Esa persona inteligente, con la que eres capaz de conversar durante horas y horas, y que te hace reír no es nada cariñosa.

- O, tienes a esa persona tierna, cariñosa, con la que puedes conversar pero a la que le dices de hacer algo fuera de la rutina diaria y hasta le sale urticaria.

- Otras veces te encuentras con alguien divertido, con el que puedes improvisar, hablar, salir, ronronear pero… que en la cama resulta un desastre.

- Y si (por una de esas casualidades de la vida) conoces a esa persona alegre, inteligente, cariñosa y que es fabulosa en la cama va… y esta casado.

Nos solemos amoldar a la rutina, a la comodidad o incluso a la pereza y te auto-convences que “tienes a la pareja perfecta”, que esas carencias son “compensada” por otras cosas.


Vamos a dar como bueno que “las carencias son “compensadas” por otras cosas”,  yo me planteo:

-¿sería capaz de tener una relación en la que todo fuera perfectamente planificado, que no tuviera ninguna opción la improvisación?
-¿sería capaz de continuar una relación con esa persona con la que comparto cama pero con la que la conversación más larga que puedo mantener sea “Para mañana han dado lluvias”?
-¿sería capaz de estar junto a una persona que no se permitiera reír hasta que le duela la tripa?
-¿sería capaz de renunciar al tipo de sexo que me gusta por mantenerme junto a una persona?
-¿sería capaz…

Sinceramente, aunque en el pasado lo hice, a día de hoy creo que mi respuesta sería: “NO, no sería capaz “

Por si os sirve para algo (como cuando en su día nos hicieron aprender los 10 mandamientos) aquí os dejo:

“LOS 5 SECRETOS DE UNA MUJER FELIZ”

1. Es importante encontrar a un hombre que comparta contigo la responsabilidad y las tareas del hogar y que tenga un buen trabajo.
2. Es importante encontrar a un hombre alegre, que disfrute el baile, los paseos y que te haga reír.
3. Es importante encontrar a un hombre tierno de quien se pueda depender afectivamente sin que por ello te subordine y además, que no mienta.
4. Es importante encontrar a un hombre que sea buen amante y que adore tener sexo contigo.
5. Es muy, pero muy muy importante, que estos 4 hombres no se conozcan entre si.

(Nota: Mi intención no es dejar a esas maravillas de la naturaleza, llamadas hombres, a la altura del betún… pero difícilmente puedo tener su punto de vista)

jueves, 12 de mayo de 2011

Siempre Llevando La Contraria

Prometí que terminaría ese post que empecé a escribir hace ¿una semana? ¿10 días? ¿15?... no sé, perdí la cuenta, pero hoy no es el momento de que vea la luz.

Por una vez (y sin que sirva de precedente) voy a poner un poco de orden en mi caótica vida y voy a empezar por donde tengo que empezar… que no tiene porque ser, necesariamente, el principio.

He tenido una larga ausencia (para mi si que ha sido larga… no os pongáis tan quisquillosos) podría decir que ha sido porque he conocido a una persona estupenda que me ha llenado cada minuto del día pero… no ha sido así, el motivo de mi dejadez ha sido una ruptura. Una separación dura, difícil y de la que espero no queden secuelas en un futuro.

Hace un par de meses decidí romper relaciones con la nicotina, por aquello de que me jodía bastante que me prohibieran fumar pero estaban encantados con que siguiera comprando tabaco.  Vale, hasta aquí todo normal…



Normalmente cuando alguien deja de fumar se siente maravilloso, recupera el gusto, el olfato, empieza a tener más capacidad pulmonar… amos, que se encuentran en la gloria… esto le suele pasar al 99,9% de las personas que deciden dejar de fumar… pues yo soy el 0,1% restante.

Si si, yo por llevar la contraria la llevo incluso en esto. ¡¡¡Menudos 2 mesecitos (porque ya llevo más de 2 mesecitos sin fumar) he pasado!!! La nicotina decidió que si yo la abandonaba a ella, ella me iba a dejar una serie de paquetes bomba por todo mi organismo… la madre que la matriculo, ha sido como los niños en su primer año de guardería (que están enfermos semana si y semana también).



Casi he montado una farmacia clandestina en casa… de la cantidad de pastis de todos los colores, sabores y formatos que me han recetado… que si esta pal estómago, que si esta pa los mocos, que si esta pa las fiebres, que si esta pa desatascar las tuberías…

A fecha de ahora:

.- Sigo sin fumar
.- Me encanta estar rodeada de fumadores (¡¡¡que bien hueeelen!!!)
.- Casi casi casi me he desenganchado de las pastis
.- Y, lo que más importante me parece, creo que ya he dejado de ponerme enferma (aunque estoy convencida que es porque de pequeña ya pase la varicela, sarampión, papera, rubéola, etc. etc. etc. y he quedado inmunizada)

martes, 10 de mayo de 2011

Ahora Que Se Acercan Las Vacaciones... Regresamos

Te vas dejando y un día te miras al espejo y.... ¿que te encuentras?...


pues eso, que ya me he mirado al espejo, he descubierto esa imagen y tengo el firme propósito de acabar el post que empecé a escribir hace una semana...

Yasieso, en otra ocasión os contaré el porque de mi dejadez