lunes, 13 de junio de 2011

A Estas Alturas De La Película...

Pensaba que ya me conocía lo suficientemente bien como para no sorprenderme a mi misma… pues no, resulta que aún me quedaba un pequeño detalle por descubrir.


Joer, que resulta que no estoy preparada para que me regalen los oídos… que me pongo tremendamente nerviosa y no sé salir airosa de la situación.

Se supone que esto lo tendría que saber hace tiempo pero no, siempre he tenido la habilidad de saber desviar el tema cuando alguien intentaba decir cosas positivas de mí o incluso el salir huyendo… 

jueves, 9 de junio de 2011

jueves, 2 de junio de 2011

Mis Tetas Bien, Gracias


¿A que parecía feliz y relajada estos meses? Pues debo comunicaros que NO, no lo estaba ni una miajeta (pero disimulo bien)

Hace unos meses, una de nuestras “queridísimas” ginecólogas me impuso una mamografía como castigo (si si, fue un castigo claro, ya que tuvimos una grandísima discusión y visto que no podía mandarme ninguna otra prueba, ya que las tenía hechas todas, eso era lo único que le quedaba)

Cuando salí de la consulta, en pleno subidón del rebote, me dije: “Yuuuuuuuuuuuuuunamieeeeeeeeeeeerda, no pienso hacérmela”. Pero, claro, soy como la gaseosa (que tan pronto subo como bajo) y enseguida me entro el poco talento que tengo y empecé a pensar: “Joer, quizás puede ser interesante hacerlo”, “vale, no te notas nada pero… ¿y si tienes algo que aún no se ha manifestado?”, “niña, que la mejor medicina es el diagnóstico precoz”… así que me autoconvencí para hacérmela.

A pesar de ser extremadamente positiva siempre queda una pequeña duda de “Pueden sacar algo chungo”. Para evitar caer en ese bucle de pesimismo en el que te ves entrando en quirófano etc. etc. etc. yo tengo mi pequeño truco… NO HABLO DEL TEMA, no es por secretismo (ni muchísimo menos) si no por:

1.- Los demás también tienen problemas e incluso puede que sean más gordos que los míos.

2.- Existen personas que en vez de animarte, quitando hierro al asunto, te hunden en la miseria, ya que te hablan de situaciones que no se te han pasado ni por la cabeza (y en las que se suele incluir, como regla general, un bonito funeral)

3.- Puedes estar preocupando INNECESARIAMENTE a personas que te aprecian y te quieren.

4.- Si exteriorizo mis preocupaciones antes de tiempo me descentro de otros temas importantes.

Así que me cojo esa preocupación, la hago lo más pequeñita posible y me la guardo en un rinconcito en el que no me de demasiado mal y del que no le permito salir casi nunca.

Una vez que la incertidumbre ha pasado podría ser el momento de contarlo pero ¿para que? Si, total, todo ha salido bien y me puede llover una gran bronca.

Pues eso, que por una vez (y sin que sirva de precedente) os comunico que respiro tranquila y relajá… 

Mis tetas ¡¡¡¡BIIIIIIIIIIIIIIIEN!!!, gracias