domingo, 19 de febrero de 2012

Amor Primaveral

En esta ocasión M4no1o ha cedido a mi petición (aunque he de reconocer que si no me llega a echar una manita Florencio... quizás hubiera tardado algo  más en convencerlo).


Así que aquí os dejo disfrutando de su relato


"Mi querida amiga, tal como te había prometido y al mismo tiempo advertido de las posibles consecuencias, mi palabra cumplo como caballero que me considero pese a la oposición de mi señora a este respecto que me considera más un caballo que un caballero, motivo por el cual he mantenido con ella discusiones a montones y en multiples ocasiones ya que antes que caballo prefiero me llame burro, pues sabiendo como sé y por la experiencia que tengo, que el caballo siempre será caballo pero un burro puede llegar a listo e incluso a Ministro. 



Tras leer tu anterior entrada y tras secarme los dedos pringosos con tantos mocos, quiero decirte querida amiga que leidos los comentarios de la misma, pienso igual que Florencio, ya que el mío es un caso de amor incomprendido que resuge en primevera en forma de rinitis alérgica igual que en primavera surge el amor y resurgen las flores de debajo de la tierra.


"Mis mocos y yo"... bonito título para una película dramatico-romántica en la que yo, un decente hombre casado y medianamente honrado, mantiene una relación amorosa con mis inseparables mocos que a espaldas de mi señora llevo, dentro de mis narices tengo y ante las suyas mantengo.


Mi inseparable e inevitable amor primaveral que vuelve primavera tras primavera igual que Navidad tras Navidad, el turrón vuelve a tu casa.

Pero este es un amor que por mi parte no es correspondido, pues cada vez que El Corte Inglés nos anuncia la llegada de la primavera, mi pituitaria tiembla pues sabe lo pesada que se pone la "aguada" que de mi orificio nasal mana, la cual soy incapaz de mantener seca desde mediados de marzo hasta finales de junio, no queriendo ni pensar en lo que económicamente mi catarata nasal cuesta entre pañuelos y servilletas.

Debo sí reconocer que el amor que por mí mis mocos profesan es un amor tan fiel que como mínimo merecería la correspondencia merecida, mi gran inconveniente surge cuando viendo que no me los saco de encima, cara a cara y nariz a nariz frente al espejo, a ellos me dirijo a ver si de una puñatera vez se enteran que ni los quiero, ni los amo y tampoco los deseo, es más, siendo mocos ellos y heterosexual el menda, sin tetas y sin bujero ¿pa qué carallo os quiero?.

Hoy he visto el calendario y por casualidad me he fijado en que en más o menos 30 días y cuando El Corte Inglés lo decrete oficialmente, tendremos la primavera encima y algunos los mocos dentro. 

Volverán las golondrinas a volar por nuestros cielos, de debajo de la tierra resurgirán otra vez las flores y de sus agujeros los grillos, e igual que muchos corazones tendrán ganas de amores a otros le surgirán o resurgirán romances amorosos como el mío con mis mocos.

Y aquí me despido queridísima amiga de ti y tus lectores, debiendo pedir perdón a tod@s por presentarme ante ustedes de tan pringosa manera, reiterándote querida que tú me conocías y por lo tanto sabías a lo que te exponías dejando que escribiese aquí, en tu blog, ante tu gente y ante la que me quiero despedir a mi manera diciendo:

SEÑORES DEL CORTE INGLES, METANSE LA PRIMAVERA EN LOS HUEVOS

(Quede constancia que me repulsa hacia esta estación es debida al acoso acual que de mi nariz mana por natural naturaleza y que nada tengo en contra de grillos, golondrinas, tábanos, mariposas, flores, abejas y avispas que entre otros proliferan en primavera, del mismo modo que me alegro por todos aquellos que en esa época abren al amor sus corazones, pero yo de mis mocos ya estoy hasta los mismísimos cojones). 
THE END"

martes, 14 de febrero de 2012

San Ballantines 2012

Como los mocos (a esto se le llama romanticismo en estado puro) no me dejan pensar y dicen que una imagen vale más que mil palabras pues:


¡¡¡DISFRUTAAAAAAAAAAARLO!!!

Un fuerte

miércoles, 1 de febrero de 2012

Deseo

Me gusta pedir que me escriban algo... en ocasiones hacen oidos sordos pero en otras me complacen. Esta vez Unix me ha complacido... así que os dejo con su relato

"Beso suavemente tu sien, tus párpados, mejillas y la comisura de tus labios.

Una de mis manos se cuela por el escote de tu camisa; te acaricio los pechos, los pezones se endurecen y te beso con pasión la boca; sigo besando tu piel, centímetro a centímetro hasta llegar a los pechos, que chupo, beso, mordisqueo, entremezclando sensaciones agridulces.


Mis manos bajan por tus caderas, muslos, al encuentro del final de la falda tubo que te has enfundado, bonita pero, en este momento, molesta. La subo a la altura de las caderas  mientras doy con mis rodillas en suelo; observo la belleza que tengo delante de mi y me emociono aunque sé perfectamente donde esta cada pequita y alguna marquita de chiquilla pero lo redescubro cada vez.

Acaricio, beso y paso mi lengua por cada poro de tu piel, desde las rodillas por la entrepierna voy subiendo y miro tus ojos que abres y cierras, tus manos cada vez me presionan más mi cara contra tu cuerpo.



Me separo de ti unos milímetros, mis labios casi rozan la fina tela que tímidamente cubre tu sexo, perfilando la silueta de tu coñito, una pequeña humedad se abre paso a través del tanga; pienso que seguro que ha sentido tu coñito mi aliento, adivinando lo que le esta por llegar en unos instantes.

Haciendo el tanga a un lado lo besare, morderé, chuparé y amaré hasta que tu esencia de mujer inunde mi boca."