lunes, 18 de junio de 2012

¿Se Creen Seres Superiores?




Mientras pajariqueaba por aquí y por allá me he topado con la siguiente frase (que, desde luego, no me deja indiferente)

“Jamás he pegado a nadie, aunque lo mereciera”
 
De primeras me ha entrado un noseque por la nuca…
 
Hombrenomejodas ¡¡¡Aunque lo mereciera!!! ¡¿¡¿¡¿AUNQUE LO MERECIERA?!?!?!... ¿alguien se merece que le peguen? ¿Cómo puede haber personas que piensen que otras se merecen que las peguen?... y, sobre todo, en ese supuesto ¿quién sería la persona encargada de decir “este merece que le pegue” “este no lo merece”?
 
En otras cultura y en otros tiempos casi era una obligación del hombre el pegar a la mujer (para que "obedeciera") pero ¡¡¡AHORA!!!... ¿sigue habiendo personas que lo ven normal?... A mi se me abren las carnes sólo de pensarlo
 
 

domingo, 17 de junio de 2012

T'odio, M'odias, Nos'odiamos




Ser como Dori implica que se olvidan con demasiada facilidad las cosas, no sólo las cosas buenas si no las malas e incluso las peores.

En principio es algo positivo, ya que te impide recrearte en la ira, en el rencor… en el deseo de venganza.


Pero tiene su parte negativa, cuando tomas decisiones basadas en hechos “no muy agradables” te tienes que crear tu “Pepito Grillo” particular que te vaya recordando, día si y día también, cual fue el motivo que te hizo tomar esa decisión. Para ello tienes que tirar de todos los recursos a tu alcance:

-          Recrear, en tu cabeza, una y otra vez aquella conversación o aquellos hechos
-          Releer, continuamente, aquellas palabras no muy agradables
-         

Lo que viene siendo abrir, una y otra vez, la herida sin permitirle que cicatrice.


Afortunadamente pocas veces tengo que recurrir a esta técnica pero cuando toca… os puedo asegurar que me genera envidia de aquellas personas que son rencorosas por naturaleza y la facilidad que tienen para sentir odio… seguro que es mucho menos doloroso

lunes, 11 de junio de 2012