viernes, 18 de noviembre de 2011

Hace Calor



Jo, yo que saco a pasear el abanico tan alegremente y…. ¡¡¡madreeeeeeeeee la que puedo liar!!!… cacoleando he encontrado esto, tendremos que estudiarlo bien estudiado


EL LENGUAJE DEL ABANICO
Tocarse la mejilla derecha con el abanico: Sí
Tocarse la mejilla izquierda con el abanico: No
Entregar un abanico cerrado: ¿Me quieres?
Cubrirse la cara con un abanico medio abierto: Ten cuidado
Girar el abanico con la mano izquierda: Nos están mirando
Girar el abanico con la mano derecha: Quiero a otra persona
Abrir y cerrar el abanico para luego apuntar hacia un sitio: Espérame ahí
Abrir y cerrar el abanico varias veces: Me has tratado muy mal
Bajar el abanico: Sólo somos amigos
Abanicarse lentamente: Soy una mujer casada
Abanicarse rápidamente: Estoy comprometida
Abrir el abanico a la mitad: Espérame
Tocarse el ojo derecho con el abanico: Quiero verte
Cubrirse los ojos con el abanico abierto: Te amo.
Cerrar lentamente un abanico totalmente abierto: Me casaré contigo
Llevar un abanico cerrado colgando de la mano derecha: Deseo comprometerme
Contar las varillas del abanico: Quiero hablar contigo
Un abanico medio abierto tocando los labios: Bésame
Un abanico cerrado tocando los labios: Por favor, no cuentes mi secreto
Quitarse el pelo de la frente con la base del abanico: No me olvides. Pienso en ti
Mover el abanico cerca de la frente: Has cambiado
Tocar el corazón con el abanico: Te has ganado mi amor
Dejar caer el abanico: Soy tuya
Golpearse la mano izquierda suavemente con el abanico: Quiéreme
Tocar la palma de la mano con el abanico: Dudo que nuestra relación sea conveniente
Aparecer en el balcón con el abanico en la mano: Hoy voy a salir
Dejar el abanico en el balcón: Hoy no voy a salir
Llevar un abanico abierto en la mano derecha: Eres demasiado apasionado
Llevar un abanico abierto en la mano izquierda: Sentémonos a hablar
Examinar el motivo pintado en el abanico: Me siento atraída por ti
Agitar un abanico cerrado: Eres imprudente
Cambiar el abanico de mano: Estás mirando a otra
Abanicarse con la mano izquierda: No coquetees con esa mujer
Tocarse la nariz con el abanico: Sospecho que algo va mal
Cerrar el abanico de golpe: Estoy celosa
Golpear algo con el abanico cerrado: Estoy impaciente
Ocultarse del sol con el abanico: Eres feo.
Sostener un abanico abierto con las dos manos: Olvídame
Entregar un abanico a la madre o acompañante: Todo ha terminado entre nosotros

domingo, 6 de noviembre de 2011

Dos Y Dos Son Cuatro

Aún estoy en plena resaca del 3º y…


¡¡¡YA HA LLEGADO EL 4º!!!

Mi pequeñín ya ha cumplido 4 años y “paice” que fue ayer cuando comenzamos… Le han salido los dientes, ha aprendido a comer solo, a gatear e incluso a andar.

Ya empieza a ser una tradición el rescatar uno de mis momentos preferidos del año… Me pongo mi vestido de gala 


y me dispongo a disfrutar del elegido:


"Reencuentro


Miro con deseo. Hace tanto tiempo que ni sé como empezar. No recuerdo el sabor ni la textura.

Está allí, frente a mí. Lo cojo con dulzura y paso suavemente la lengua por la punta... uuuuuummmm ¡¡que rico!!... es tan bueno como lo recordaba.

Paso mi lengua lentamente, de arriba a abajo, de abajo a arriba, sin dejar ni un sólo rincón por lamer.

Noto su dureza y aún lo saboreo con más ganas.

Mordisqueo un poquillo, con cuidado, con delicadeza, sólo para sentir.

Mi lengua se desliza, de nuevo, jugueteando, moviéndose, haciendo círculos.

Por fin me decido y lo introduzco muy suavemente en mi boca... poco a poco va entrando hasta tenerlo todo en mi interior... dentro... fuera... lametón...

Quiero hacerlo durar, que no se derrita todavía... quiero saborearlo un poco mas"