domingo, 6 de noviembre de 2011

Dos Y Dos Son Cuatro

Aún estoy en plena resaca del 3º y…


¡¡¡YA HA LLEGADO EL 4º!!!

Mi pequeñín ya ha cumplido 4 años y “paice” que fue ayer cuando comenzamos… Le han salido los dientes, ha aprendido a comer solo, a gatear e incluso a andar.

Ya empieza a ser una tradición el rescatar uno de mis momentos preferidos del año… Me pongo mi vestido de gala 


y me dispongo a disfrutar del elegido:


"Reencuentro


Miro con deseo. Hace tanto tiempo que ni sé como empezar. No recuerdo el sabor ni la textura.

Está allí, frente a mí. Lo cojo con dulzura y paso suavemente la lengua por la punta... uuuuuummmm ¡¡que rico!!... es tan bueno como lo recordaba.

Paso mi lengua lentamente, de arriba a abajo, de abajo a arriba, sin dejar ni un sólo rincón por lamer.

Noto su dureza y aún lo saboreo con más ganas.

Mordisqueo un poquillo, con cuidado, con delicadeza, sólo para sentir.

Mi lengua se desliza, de nuevo, jugueteando, moviéndose, haciendo círculos.

Por fin me decido y lo introduzco muy suavemente en mi boca... poco a poco va entrando hasta tenerlo todo en mi interior... dentro... fuera... lametón...

Quiero hacerlo durar, que no se derrita todavía... quiero saborearlo un poco mas"



2 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Felicidades y a por el siguiente!!
Ya sabes, no hay quinto malo.
Besotes!

Dina dijo...

Gracias, Miss Potingues, intentaremos llegar al siguiente en buen estado físico y mental... aunque sólo sea por no perdernos la rima