jueves, 16 de agosto de 2012

El REGALO (En Mayúsculas)




Siempre le había gustado elegir regalos especiales para personas especiales. Desde bien pequeña dedicaba días, semanas e incluso meses en pensar cual era ese regalo que encajaba a la perfección para aquella persona.

Para ella lo importante de los regalos no era el valor económico, podía servir incluso una piedra de río; el verdadero valor de un regalo era que la persona que lo recibía supiera que habían pensado en ella y que ese regalo única y exclusivamente estaba destinado a ella y a nadie más, nadie más sabría apreciar su significado.

Le gustaba ver que con el paso de los años esas personas (padres, hermanos, parejas, hijos, amigos…) seguían conservando sus regalos de una forma especial, conservando íntegro el significado con el que se hicieron.

Esta ocasión era igual, quería encontrar ese regalo especial para esa persona especial. Un regalo que sin necesidad de palabras le dijera “Te quiero a ti y tu estas junto a mí”



Estuvo pensándolo durante semanas pero todo lo que se le ocurría lo descartaba de inmediato por no transmitir exactamente el mensaje que ella quería. Un día supo cual era el REGALO, era PERFECTO, sabía que al entregarlo el mensaje llegaría alto y claro.

Fue a comprarlo con toda la ilusión y lo guardo con gran nerviosismo, no se lo podía regalar porque sí, tenía que encontrar ese momento especial que le diera el significado completo a ese regalo-mensaje y lo encontró...

Por eso su decepción fue enorme al comprobar que, a las 48 horas, esa declaración de intenciones la enviaban directamente al contenedor de basura…

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Uyyyy, realidad o ficción?.Amyplim

Dina dijo...

Anónimo/Amy, la etiqueta lo dice todo... o realidad o ficción

Enrique dijo...

Yo ahí esperando a ver como acababa la historia y al final acaba en la basura. Sniff. C'est la vie.

Dina dijo...

Enrique, a ti te pasa como a mí... que nos esperabamos un final como los de los cuentos que nos contaban cuando eramos pequeños (fueron felices y comieron perdices)...

Florencio dijo...

Lo que me desconcierta es pensar ¿cuál era el regalo que podía significar eso?

No me pidas que me estruje el cerebro que ya tengo una edad...

Dina dijo...

Ostras,Florencio, esto es una provocación en toda regla... si tu tuvieras que hacer un regalo que significara algo así ¿que regalo sería?

Tomate el reto como mi regalo de cumpleaños