sábado, 28 de agosto de 2010

El Tamaño ¿Importa?


Mientras estaba pajariqueando he dado con un blog de una persona que estaba a dieta, me ha chocado y he decidido leerlo. Este me ha llevado a otros y, realmente, me he quedado impresionada.

Todos conocemos a gente con sobrepeso, a personas que se ponen a dieta, que te cuentan, que te explican y sientes como lo están pasando mal. Cuando esta realidad queda plasmada en una especie de diario impacta, por lo menos a mí, mucho más.

Lees como diariamente anotan las Kcal. consumidas, el agua bebida, si han ido al baño o no o si les toca ir al gimnasio o a terapia para obtener como resultado, y teniendo mucha suerte, que la báscula siga en el mismo punto que el día anterior.

Lees como son conscientes de que privando al cuerpo de una comida lo que están haciendo es castigarlo y conseguir que se rebele en su contra y, aún así, se la saltan.

Cuentan como han hecho dietas “milagro” con las que han conseguido bajar 10 kg. en 20 días y, al dejarlas, han subido 15 kg. en 15 días pero, aún por esas, volverían a hacerlas.

Narran como no han podido evitar el pegarse un gran atracón para después provocarse el vómito o el pánico que sienten ante la posibilidad de volver a recuperar esos kilos perdidos.


Reconozco que yo no sé lo que es disfrutar comiendo; reconozco que yo no sé lo que es ahogar mis frustraciones con la comida; reconozco que yo no sé lo que es comer con ansiedad. Pero si que sé lo que es sentarse delante del plato de comida y saber que tienes que obligarte a comer, aunque sólo de pensarlo te entren arcadas; sé lo que es tener que controlar la báscula para no bajar de esa barrera psicológica que te has marcado como peso “mínimo ideal”.

Claro que me gustaría tener más tetas (bueno, mas no, con dos me conformo… con que fueran un pelín más grandes tendría suficiente); claro que me gustaría tener más culo o más cadera; claro que me gustaría medir un poquitico más (aunque las buenas esencias, y los venenos, se guarden en frasco pequeño); pero hace tiempo asumí que esta es mi constitución, que vengo de una familia en la que todos somos recogidetes y que tenemos tendencia a perder peso con excesiva facilidad.

Quizás deberíamos aprender a fijarnos menos en esos cánones de belleza que nos imponen y a querernos MUCHO MÁS a nosotros mismos.

6 comentarios:

Florencio dijo...

El tamaño sí que importa. Todo ha de tener unos mínimos y unos máximos.
Cuando veo a modelos en las pasarelas mostrando los huesos del pecho en generosos escotes me da bastante grima/pena.
Cuando veo a obesos mórbidos me da también cosica/pena.
Creo que tenemos unos márgenes relativamente amplios, luego entran los gustos personales de cada uno, y a mí por ejemplo me gustan más llenitas que delgadas.

Dina dijo...

Florencio, yo tampoco comprendo a esas niñas que dejan de comer por estar luciendo una talla ¿34? en una pasarela. Al igual que tampoco entiendo a la gente que se deja de tal manera que llegan a no poder dormir echados o andar.

Pero cuando estamos dentro de los límites e intentamos luchar contra nuestra naturaleza es preocupante. Tenemos que fijarnos en si nos encontramos bien de salud en vez de preocuparnos tanto por si utilizamos una talla 38 o una 44.

Leyendo tus gustos deduzco que tu y yo jamás tendremos una apasionada historia ¿no? jajaja

josefina dijo...

yo soy rellenica, me viene de
familia materna, pero solo procuro no pasarme y bueno...... Las modas, tienen ciclos.
Algun dia vendra la moda "BOTERO"
Besicos

Dina dijo...

Josefina, guapa, yo te veo estupenda... así que no se te ocurra perder ni 100 gramos... sólo ser feliz y seguir disfrutando, cada día, de todo lo que tienes a tu alrededor.

Florencio dijo...

Dina, no tendremos una apasionada historia porque estoy felizmente casado y espero que me aguante por muchos años.

Si no fuera por ese "pequeño" detalle no es que te tirara los tejos, lo que haría sería tirarte un tejado entero. Tú eres una de esas mujeres estupendas en todos los sentidos, y aunque delgada para mi canon, no creas que te ibas a escapar, eres una de las tías más atractivas y con mayor sex appeal que he conocido en mucho tiempo. ¡Tía buena!

Dina dijo...

Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy ¡¡¡lo que me has dicho!!!, Florencio. Mira que soy mucho tímida y me ruborizo con facilidad.