domingo, 21 de julio de 2013

"Amor" Entre Desconocidos


La ves llegar. Lleva un bonito vestido blanco que deja sus hombros al descubierto.

Adviertes que al trasluz el vestido es completamente transparente, permitiendo ver aquello que comenzabas a imaginar. No puedes apartar tu mirada. Te das cuenta que bajo esa ligera tela no hay nada más.

Si se observa detenidamente puedes ver como se dibuja su culete redondito, como a ti te gusta, que pide guerra.

No puedes evitar tener una erección al contemplarlo, notas como te aprieta más y más el pantalón. No puedes apartar tu vista, quieres aprenderte el contorno de ese trasero. Deseas que se de la vuelta para contemplarla al completo.

Te entrar ganas de gritarle “GÍRATE” pero hay mucha gente alrededor y quieres pensar que eres el único que se ha dado cuenta de su presencia, el único que contempla su “desnudez”

Cuando se gira puedes apreciar como se dibuja su pubis, una fina hilera de pelillos (que imaginas muy suaves) dirigen el camino hasta el “paraíso”. Te gustaría comprobar si esta calentito, si está húmedo.

Tienes que comprobarlo, quieres comprobarlo y quieres que sea ahora. Te acercas, con decisión, y la invitas a tomar algo. ¡¡ACEPTA!! Entráis en el primer bar, sólo queda sitio en la barra, tienes suerte hay dos banquetas libres, ideal.



Acercas su silla hacia ti, sus piernas quedan entre las tuyas.

Como quien no quiere la cosa pasas tu mano por su muslo hasta llegar al borde del vestido. No se ha retirado, parece receptiva. Das el siguiente paso, introduces tu mano bajo la tela y tocas su rodilla.

La miras. Te mira. Sonríe… es una sonrisa de asentimiento. Puedes seguir. Te permite seguir… Desea que sigas.

Acaricias el exterior de su muslo. Te agrada el tacto. Es suave, muy suave.

Dejas tu mano apoyada en su rodilla mientras dudas por unos segundos… decides intentarlo. Pasas tu mano hacia el interior de sus piernas mientras ellas las separa un poco para facilitarte el acceso. No esperabas que fuera tan sencillo.

La vuelves a mirar. Una sonrisa pícara se dibuja en su cara. Una sonrisa que te esta diciendo “No pares ahora, sigue. Nos va a gustar”

Miras alrededor. Nadie parece darse cuenta de lo que está pasando. Continuas.

Titubeante deslizas tu mano entre sus muslos. Mientras ella acaricia, como sin darse cuenta, con su rodilla tu tremenda erección. Eso te hace seguir avanzando con más seguridad.

Tocas ligeramente ese pelillo suave que te indica que estás llegando. Separa un poco más las piernas, para permitirte que llegues mejor y que nadie se de cuenta.

Acaricias con la yema de los dedos, está húmedo, muy húmedo, increíblemente húmedo y todavía no le has introducido nada.

La miras. Tiene los ojos entornados. Te sonríe de nuevo. Decides seguir.

Le introduces un dedo. Conforme va entrando notas como da un respingo de placer. Lo desea. Le gusta. Su respiración se acelera. Lo está disfrutando.

Lo más importante es que nadie se de cuenta, que sea algo entre ambos.

Cada vez se acelera más su respiración. Eres consciente del esfuerzo que hace por no gemir para que nadie lo note.

Al fondo de la barra alguien se ha dado cuenta de lo que esta sucediendo. Pone una sonrisa de complicidad, le gusta el espectáculo. Lo que te motiva más y más.

La miras. Está muy caliente. Dedicas unos segundos a observarla, ves como sus pezones están muy duros y luchan por salir del vestido. Esos dos bultitos están pidiendo que los mordisquees.

Mientras tus dedos juegan con su clítoris, los introduces en su vagina. Cada vez está más mojada. Está a punto de correrse. Lo notas. Lo sientes. Y te calienta aún más.

Se te acerca al oído y te dice: “Te espero en el baño y te traes al del fondo de la barra para que nos mire… no le podemos dejar a mitad del espectáculo”

Contemplas como se dirige al baño.

Obediente te acercas al tipo del fondo: “Nos espera a ambos en el baño ¿Vienes?”

Asiente con la cabeza



Llamáis a la puerta. Ella la abre, mientras pasas introduce su mano en tus pantalones.

Le levantas las faldas y ambos veis aquello que habéis imaginado: bonito, pequeño, recogido, apetitoso, húmedo… pidiendo guerra



El Observador pregunta: “¿Puedo tocar?”

Ella te mira buscando respuesta… “¿Puede tocar?”“Di, ¿puede tocar?”“¿Lo introducimos en el juego?”

Como no respondes toma ella la iniciativa: “Si, puedes tocarme. Poneros de acuerdo y darme placer. Mientras uno me come el otro me folla. Pero darme placer”

Tímidamente el Tercer jugador le introduce un par de dedos, comprobando lo húmedo que está. Le da a lamer los dedos. Ella se recrea. Le encanta el sabor de su coño. Le encanta como sabe y como huele cuando está caliente, muy caliente. Y, ahora, esos dos desconocidos lo estaban consiguiendo.

Coge tu cabeza y la lleva hasta su sexo para que se lo lamas, se lo chupes, lo mordisquees, lo folles con tu lengua…

Mientras la devoras ambos estáis acariciándola. Le gusta esa sensación. Notar como lamen su clítoris mientras uno le esta follando su vagina con sus dedos y el otro está jugueteando con su ano.

Se levanta. Te apoya contra la pared para poder cabalgarte, mientras el Tercer jugador sigue jugueteando con su culito.



Te folla salvajemente. Se retuerce. Se corre una y otra vez. Te gusta verlo. Te gusta oírlo

Os está gustando la experiencia. Una desconocida que os da y a la que dais placer.

De pronto dice: “Follarme los dos. Los dos a la vez”

Cuesta un poco compenetraros los tres pero lo lográis.

Los gemidos son cada vez más intensos.

Los golpes en la puerta, para que salgáis, cada vez son más insistentes pero no vais a salir hasta que os corráis los tres.

El ritmo sube en intensidad

Estáis llegando al orgasmo. Un orgasmo intenso

El semen recorre sus agujeros

Te pide una última cosa: “Cómeme tu semen mientras sale de mi vagina”

Nunca lo habías hecho pero te gusta el sabor de tu semen mezclado con el sabor de su coñito…

18 comentarios:

Florencio dijo...

Buuufff!!

Qué alegría para el cuerpo! :)

Dina dijo...

jaja, Florencio, ¿lo intentarás allá ande estás?... si es asi cuéntame la experiencia ;)

Florencio dijo...

Un trío con una buena moza, pues es una de las cosas que sí que me molarían un montón, pero no creo que se dé...

Dina dijo...

Florencio, creo que la fantasía del trío la tenéis TOOOOOOOOODOS los hombres... ¿no?

Florencio dijo...

Sí, pero es más habitual 2 chicas 1 chico. Hay más miedo o melindres a compartir una mujer con otro.

Yo no soy melindroso, tanto una opción como otra me parecen deliciosas
:)

Dina dijo...

Toma, como que sois tontos... a la hora de compartir compartiriaís... pero siempre que la mujer fuera de otro, jajaja... y si no... dejar que las mujeres se acerquen a mi, jajaja

En cuanto a lo de melindroso... prefiero no preguntar que seguro que me respondes, jaja

Florencio dijo...

No te creas, en conversaciones que he tenido los chicos podemos tener miedo a que nuestras prestaciones/habilidades sean menores que las del compañero, yo creo que eso echa para atrás a bastante gente (también por timidez). Compartir está bien, ya lo dicen los ingleses 'The more, the merrier'.

Respecto a los melindres no digo nada, para eso tienes el diccionario.

:)

Dina dijo...

Ains, los tíos y el tamaño... siesque

Florencio, se lo que es melindres (raro para un palabro tuyo pero, en esta ocasión, lo sé)... lo que no te atrevía a preguntarte de hasta donde serías capaz de llegar

Florencio dijo...

No, no por el tamaño (que también), sino por las capacidades, miedos, inseguridades...

Una amiga mía de ligoteo propuso un trío con otra amiga suya a un mozo, el tío iba de valiente hasta que se dio cuenta de que iba en serio, entonces reculó y lo que quería era una relación "tradicional" simplemente con mi amiga, a lo que ella le dijo que no.

Hay mucho ascetismo entre los machos, de decir que sí pero luego...

Lo del diccionario no era porque no pensaras que no la supieras, era por escurrir el bulto, pero vamos si preguntas cosas concretas, sí venga, yo respondo
:)

Dina dijo...

jajaja, esos gallitos que van de farol son geniales. Si le apetecía hacerlo hubiera sido tan sencillo como explicarle a tu amiga que iba a ser la primera vez... ya crecerá y aprenderá, jajaja.

No no, Florencio, no te pregunto que me contestas... y seguro que me sonrojas

Florencio dijo...

No pillo lo de decir que "iba a ser la primera vez"

¿Me lo explicas?

Dina dijo...

Que iba a ser la primera vez que hacía un trío... de ahi su inseguridad, ¿no? La primera vez que haces algo siempre crees que no lo vas a hacer bien (la primera vez que parí me pasó... la segunda ya me la sudaba, jaja)

Casimemato dijo...

¿Alguien me puede contar un poco de que va esto?

Me he embarrancado aquí y sinceramente no sé de qué va este blog… Help me please…

Después haré mi critica + o –
Y si no me las piro….

Dina dijo...

Casimemato, ¿que quieres saber?

Yo sólo te puedo decir que no es un blog que temático... simplemente es un blog en el que voy colgando lo que en cada momento me apetece... La idea es hacerlo para mí pero si lo lee alguien más estupendo y luego ya cada cual decide si le gusta, no le gusta.

Si te apetece hacer una crítica por mi estupendo, la única condición que he puesto siempre es que no se falte al respeto ni se insulte... si se cumple esa sencilla condición se es bienvenido.

Si tu decisión es no volver por aquí te agradezco tu visita y me disculpo por no haberte hecho sentir cómodo en este rinconcito.

Aaaaaaaaaaaaaah, por cierto, me gusta tu nick

Enol dijo...

Pues a mí me importaría un pimiento quedar mal. El caso es quedar ¿Cuando quedamos?

Dina dijo...

Enol, ¿?¿?¿?... creo que me he perdido algún capítulo... ¿¡¿¡¿quedar mal?!?!?!

Enol dijo...

Qué parte de cuando quedamos no has entendido?

Dina dijo...

jajaja, Enol, con lo ocupado que estas ahora en la crianza... y me haces esas preguntas!!!... ¿allá por al año 2030? que la criaturica ya se te habrá emancipado ;)