viernes, 27 de diciembre de 2013

Alineación Cósmica

Si alguien no me suele fallar es Florencio... que le pido un post tardará más o menos pero me regala uno de sus relatos.

Como siempre, SORPRENDENTE, no os lo perdáis...

"De las distintas amigas de Fede Mayte era una de las más especiales. Se conocían desde hace muchos años, se veían muy de cuando en cuando, pero eso no importaba, se querían y podían hablar de lo que quisieran. Tenían un rollo raro, a ella le gustaba Fede, no sabía exactamente qué era, pero le había tentado en distintas ocasiones, no directamente, no era su forma de ser, pero sí para que Fede, que no era del todo tonto, se enterase. En una fiesta hace años incluso le tentó con formar un trío con una amiga suya, Fede, ante sus sugerencias, había respondido como si no se enterase de nada, sonriendo y contestando sus embates con elegantes quiebros.



Mayte llegó a pensar sobre qué tendencia tenía su amigo, no era gay, pero hasta que no comprobó que se relacionaba con otras mujeres (muy eventualmente) dudó de cuál podía ser su rollo.

Y allí estaban, en la fiesta de año viejo, disfrutando, bebiendo, hablando entre ellos y con sus amigos comunes, ella se sentía estupenda, se había puesto su vestido preferido, aquel que dejaba intuir su estilizado tipo, falda cortita para lucir piernas y un escote discreto pero lo suficientemente sugerente. Mayte hacía mucho que no esperaba nada de su amigo, sin embargo, en su fuero interno no dejaba de darse por vencida, pero no sabía qué táctica podía intentar y eso la frustraba, prefería no presionarle y que, en todo caso, si se producía algún tipo de alineación cósmica fuese él el que tomase la iniciativa, ¡¿qué más podía hacer ella?! Le había ofrecido un trío y el tío frío (o indiferente) como un marmolillo.

La fiesta estaba muy bien, buena música, buen ambiente, buena gente, risas y bebida y comida como si no hubiera un mañana. Tanto beber, tanto reír que Mayte tuvo que ir al baño, fue rápido llegó a la taza justo a tiempo, estaba ya terminando cuando vio que se abría la puerta, mierda, pensó, con las prisas no había puesto el pestillo dio un respingo y trató de terminar rápidamente.

Entró Fede, la miró, serio, Mayte se relajó, hubiera sido mucho más incómodo con cualquier otra persona pero Fede era Fede, ella sonrió por la circunstancia y esperó a que se diera media vuelta y se fuera, pero no lo hizo. De hecho se giró y puso el pestillo.

Esto sí que es curioso, pensó ella, vamos a ver por dónde sale.

- ¿Has terminado de hacer pis?
- Casi – Contestó ella mientras cogía un trozo de papel higiénico.
- Bien, termina.
- Bien, ya está ¿y ahora? – Mayte estaba expectante, no sería de los pirados estos a los que les molan las funciones fisiológicas.
- Ahora quédate sentada, quítate el tanga del todo.

Mayte obedeció mientras Fede no se movía, ella se le quedó mirando a los ojos, apoyó el tanga en el borde de la bañera. Fede se acuclilló, ella no se molestó en cerrar las piernas.

- Estás sucia – le dijo en un tono neutro – siéntate en el bidé. Mayte con más curiosidad que otra cosa le obedeció.



Estando ya sentada a horcajadas por fin Fede se acercó, la apartó un poco sin decir nada, encendió el grifo y esperó a que saliera el agua a la temperatura que consideró más adecuada. Dirigió el chorro a las partes de Mayte y comenzó a tocarla, haciendo como que limpiaba, pero no, no era esa su intención, ella cerró los ojos y se dejó hacer, la temperatura era estupenda, caliente pero sin quemar y su amigo sabía lo que se hacía. Estuvo así un rato, hasta que apagó el agua y le dijo simplemente: - Gírate. Así lo hizo y entonces Fede se arrodilló y después se puso casi a ras de suelo, hasta que su cabeza estuvo a la altura del sexo de Mayte, se acercó a ella y le empezó a comer el coño, no tenían una posición cómoda, pero a ninguno de los dos pareció importarle, Fede estaba como loco, como si hubiera sido un presidiario que hubiera pasado décadas sin haber estado con la cabeza entre las piernas de una mujer, no le daba un segundo, lamía, succionaba, pasaba la barba de dos días sobre el sexo encendido de Mayte. Ella disfrutaba, jamás se hubiera imaginado una situación así y la estaba sintiendo como si fuera un sueño bello, sucio y salvaje. Fede añadió a su lengua, a sus labios y a sus dientes los dedos, introduciéndolos en el húmedo y jugoso coño.

Mayte decidió tomar la iniciativa, le apartó la cabeza con fuerza. Le dijo que se levantara y le empezó a quitar el cinturón, le desabrochó el pantalón, se lo quitó y observó que algo pujaba por salir del calzoncillo, a través de la tela comenzó a pasarle la lengua, lo mordisqueó, comprobando que Fede se volvía loco, se separó y lo siguió acariciando, sin sacarlo de su envoltorio, miró a su amigo y comprobó que estaba loco de deseo. Le divirtió, por fin, después de tanto tiempo podía darse una pequeña satisfacción. Pero ella también quería tener esa polla en su boca, así que le quitó los calzoncillos comenzó a chuparla. Despacito al principio, jugando con la punta de la lengua con la punta del glande, después ya más glotonamente, intentando meterse en la boca todo lo que le cabía.

Fede la cogió por debajo de los hombros, la elevó y la puso a su altura, por primera vez se besaron, no fue dulce, fue salvaje y excitante, él notaba el sabor de su polla en la boca de Mayte, ella sentía todavía el sabor de su coño en la lengua de Fede, le bajó los tirantes del vestido y se entretuvo besando y lamiendo sus pezones, mientras ella, con su mano, masajeaba la polla de Fede. Sin transición la cogió y se la subió a horcajadas, le metió la polla y empezaron a follar, el de pie, ella con sus piernas alrededor de él. Jadeando, gritando, sabiendo que la música de la fiesta ahogaría todo ruido.



En un momento, cuando parecía que Fede iba a terminar, la desmontó, se arrodilló y comenzó de nuevo a comerle el coño, Mayte se iba a dejar ir cuando paró y le dio la vuelta, la hizo doblar la espalda y volvió a follarla hasta que los dos terminaron corriéndose.

No se dijeron nada, Fede le dio un beso en la boca y se fue al poco de vestirse. Ella tardó un poco más. Cuando regresó a la fiesta le dijeron que su amigo se había ido. No se lo tomó a mal, ella tampoco iba a tardar mucho. Antes de irse incluso un friki de la fiesta intentó ligar con ella, le dijo como entradilla:
- No sé si sabes que esta noche hay una alineación de Marte con Júpiter y Venus y que además el sol se halla en su perihelio.
- No, no lo sabía – y tras pensar un segundo añadió: pero no me extraña lo más mínimo."


14 comentarios:

Enol dijo...

Quién dice que no a un trío con una amiga? Ahí hubo un fallo de comunicación, fijo.

Dina dijo...

Pues... no sabría decirte quien dice no... a mi jamás me lo propusieron... quizás deberíamos preguntar a Florencio

Florencio dijo...

Yo soy yo y mis circunstancias, no trate de liarme tunante!
;P

Besucos navideños!!

Dina dijo...

Sr. D. Florencio ¿Quien osa tratar de liarle?

Florencio dijo...

Cierta diablesa...

Dina dijo...

Como dicen en mi pueblo: TOCATELOSCOJONESMARILOLI :)

Florencio dijo...

Sí lo sé, me gusta tocarte las pelotillas, pero desde el cariño y el talante, que conste.
:D

Dina dijo...

jajaja, así me mantienes despierta :)

Florencio dijo...

Bueno, excepto los lunes por la mañana yo creo que en general eres bastante despierta...

Dina dijo...

Eeeeeeeeeeeto, ¿estamos hablando de los lunes-lunes, miercoles-lunes, vierne-lunes... o de que tipo de lunes hablamos?...

Florencio dijo...

Los lunes-lunes, estás empanada, pero no te preocupes, no decrece tu encanto

:)

Dina dijo...

jajaja, ¡¡¡estás empanada!!!, que manera más sutil de decir ¡¡¡QUENOT'ENTERAS!!!

B. dijo...

A partir de ahora, hay que salir a la calle con los tránsitos del día bien aprendidos,que luego que pasan cosas...
Besos, reina, y Feliz año, por si no hablamos antes!

Dina dijo...

B., con los tránsitos bien aprendidos y las inglés en perfecto estado de revista :)
Feliz año para ti también, princesa, nos leemos en na