sábado, 13 de marzo de 2010

Del Siglo Pasado

En estos últimos días están pasando por mis manos revistas que han sido rescatadas de un sótano y que tienen algunas décadas a sus espaldas. Así que me pego toda la mañana (y algunas tardes) con el olor a rancio, del papel, pegado a la nariz, estornudando sin parar por el polvillo acumulado en sus hojas y teniendo que lavarme las manos cada poco rato para evitar que la piel se me impregne de ese color asociado a la falta de higiene.

La primera revista con la que topé se llama “Destino”, no os suena de nada ¿verdad?, para mí también era una auténtica desconocida (aunque hay gente que al verla se ha alegrado, supongo que sería como si hoy dejara de publicarse el Hola, por decir alguna, y viéramos unos ejemplares dentro de 30 ó 40 años). Es una revista de los años 60 y primeros de los 70 y en cuyas páginas aparecen algunas joyitas impresionantes pero, para mí, ha sido eclipsada por la colección completa de otra revista que ha aparecido (que nadie sabía que se hallaba allí ni como ha podido llegar a esa caja) de los años 50.

La revista en cuestión, que esta captando toda mi atención en los últimos días, lleva el sugerente título de “Milicias de Cristo” y, como ya he dicho, se publicaba en los años 50 y principios de los 60. Al leer algunos fragmentos de ella (ya que el reloj no me permite revisar todos los ejemplares de cabo a rabo) te das cuenta de lo mucho que pudo influir en la educación de nuestros abuelos, e incluso de nuestros padres, este tipo de revistas.

Como ya os he dicho, no puedo leerla como a mí me gustaría pero, de los pocos fragmentos que he leído (porque ha habido algún titular que me ha llamado la atención o una frase que me ha chocado), he podido sacar autenticas perlas.

A las mujeres les dedican unas cuantas parrafadas del estilo:
  • “…a las mujeres toca principalmente restaurar las virtudes del hogar cristiano, devolver a sus más puras esencias esta institución…”
  • “…La costumbre de fumar no es inmoral en la mujer. Es sencillamente fea, sucia, inelegante, poco señoril. Nada atrayente, además, para quien sepa en que ambientes y por qué persona se inició…
    Las más intrépidas fumadoras son hoy las cursis, que pretenden en vano parecer elegantes con detalles como éste, que ellas creen modernos y de buen tono.
    En esto, como en todo, las pobrecillas cursis andan siempre a la penúltima moda.”
También aparece una sección que es el “Club de los novios” y de lo poco que hemos leído es aprovechable todo, aunque me quedaré con este pedacito:
  • “…Y ¿qué diremos de esos novios que van por ahí abrazados como mozalbetes palurdos de cualquier villorrio? Aún prescindiendo –y ya es prescindir- del aspecto moral, la verdad es que esa moda tiene muy poco de elegante y delicada, y si mucho de pueblerina y plebeya…”

Lógicamente el matrimonio y la familia también tienen su rinconcito, dedicándoles palabras como:

  • “…La docta y poética palabra del orador mantuvo tensa en todo momento la atención de sus oyentes, sembrando en ellos las eternas verdades, que siempre dignifican el matrimonio cristiano, santificando a los que, ante Dios, se ofrecieron amor eterno…”
  • “…Como preciosísimo tesoro estima la Iglesia a las familias numerosas, las más bendecidas por Dios…"

Las madres tienen un gran papel pero esta frase me ha llegado a la boca del estómago:

  • “La vocación sacerdotal es puro don de Dios. Pero este don pasa por el corazón de las madres”

No sé que tipo de películas o libros circularían por aquella época pero llevaba a las siguientes conclusiones:

  • “… La verdadera cultura cinematográfica no se puede concebir al margen de las leyes morales…”
  • “…En las estadísticas que acaban de publicarse de nuestros Tribunales de Menores, correspondientes al año 1956, se advierte la influencia corruptora del cine, aisladamente o asociada a la de las malas compañías y las lecturas inconvenientes, en casi la mitad de los casos de delincuencia juvenil…”
  • También se relata como el servicio femenino (supongo que de algún hotel) se negó a atender a Elisabeth Taylor porque se había divorciado 3 veces y su última boda había sido tumultuosa (siento no poder reproducir las palabras textuales pero el archivo se me ha quedado traspapelado en algún lugar)

Ni tan siquiera los calendarios quedaban al margen, bajo el titular “Calendarios inmorales” se decía:

  • “… Así es donde la desaprensiva codicia comercial hacen que estas estampas de los almanaques contengan la más desgraciada pornografía muchísimas veces, sabedores que con este lascivo aderezo llegarán hasta la vista los productos que intenta propagar. Es un hecho triste. La lujuria se comercializa. Cualquier cosa que interesa divulgar, establecimiento, empresa, etc., llegará mejor al público acompañada de una descocada “vedette” en las mil y una formas en que puede manifestar su desvergüenza. Repara, querido lector, que “vedette” significa la que atrae las miradas…
    ¡Que lástima que después de haber cristianizado la Iglesia el calendario, dedicado a divinidades o emperadores gentiles, los católicos hayamos paganizado innumerables calendarios de pared!
    Atención, pues, a los calendarios soeces y groseros que, con el nuevo año, nos llegarán”

Eso sí, también ofrecen consejos útiles (algo así como la botica de la abuela):

"CONTRA LOS MALOS OLORES

  • Para evitar el olor a rancio que, con el tiempo, fácilmente cogen los cacharros de barro, basta cocerlos con agua y bicarbonato.
  • Para evitar que la coliflor dé olor mientras hierve, agrégase media tacita de leche con un pedazo de pan.
  • El olor que la cebolla deja en las manos se quita frotándolas con apio, pero tiene que ser inmediatamente, porque, si transcurre algún tiempo, ya es difícil que desaparezca.
  • El olor de ajo se quita frotando las manos con perejil y lavándolas con agua templada y jabón."

No os quiero cansar así que voy a acabar con una campaña para recaudar:

  • “Lo decimos sin eufemismos, para que todos lo entiendan: Pedimos dinero. Hasta hace poco, casi hasta hoy, nos daba vergüenza pedir limosna. Como al mayordomo infiel del Evangelio.
    Pero hoy, gracias a Dios, hemos superado este complejo de timidez, porque no queremos ser desleales. Callar sería una infidelidad.
    Infidelidad a la Madre Iglesia, que nos ha encomendado a todos los hermanos ausentes…
    …Pero sabemos también que con el dinero se puede servir a Dios. Y se debe. Más de uno se condenará por haber tenido dinero. Más de uno se salvará por haberlo tenido. Cuando nos llamen a juicio, desfilará ante nosotros la caravana trágica de quienes se vieran forzados a emigrar. Y Jesús, el Divino Emigrante, pondrá ante nuestros ojos su desnudez, su desamparo, su falta de cobijo, su hambre. ‘Era Yo y no me atendiste’
    Y entonces será realidad la frase del viejo rico en su agonía: ‘lo que retuve perdí. Sólo tengo lo que di’"

Uy, que se me olvidaba, os dejo un regalico. Un calendario perpetuo, pinchar sobre la imagen y leer las instrucciones de uso.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese tipo de espíritu coercirtivo, sigue estando hoy vigente, en un clasismo salvaje, propiciado por gente estúpida, analfabeta, pija, y muy, muy tonta.

No cambian los tiempos, sólo el lenguaje.

B Dark Pink dijo...

Nenaaa! Deja de leer esas cosas que se te va a pudrir el cerebro!

¿Que pedir les daba vergüenza? LOS COJONES!¡¿cuándo ha sido eso?! Si fuera verdad estaría recogido en los libros de historia natural.

Lo siento por el palabro,pero es que hay cosas que me superan y sacan a la niña del exorcista que llevo dentro.

Besos!

Florencio dijo...

Si de la foto de una vedette dicen eso, que no dirían de lo que sale ahora por las internetes...

HombreRevenido dijo...

Me encantan estas reliquias. Nos demuestran que los remilgos y la intolerancia ni se crean ni se destruyen, simplemente se transforman con los años.

Muy divertido, la verdad.

Dina dijo...

Anónimo, siguen quedando personas que piensan así pero, afortunadamente, cada vez menos... eso o no se atreven a decirlo tan abiertamente como por entonces.

B Dark Pink, gracias por preocuparte por mi salud mental pero tranquila estas cosillas no van calando en mi cerebro (por aquello de que se me olvidan las cosas a los 5 minutos)

Florencio, supongo que por aquel entonces el enseñar la rodilla o el hombro ya se debía considerar pornografía... si vieran todo lo que hoy esta al alcance de la mano quizás les diera un infarto directamente... eso o se quedarían maravillados de "poder admirar la perfección del cuerpo humano creado por Dios", jajaja.

HombreRe, yo me lo estoy pasando teta... es más, estoy por robar la colección completa y convertirla en mi libro de cabecera para antes de ir a dormir.

McGrau dijo...

Lo jodido no es que todo eo se editase, lo jodido no es que quede aún hoy en día en nuestros abuelos y hasta mantengan la costumbre de hacer la cruz en el pan para así "santificarlo". Lo jodido de todo esto es que hay gente muy joven que sigue iegamente las doctrinas que marca la iglesia y son profundos seguidores de esta, adoctrinando a sus propios hijos con los mandamientos y luego robando redes de internet ajenas para así ahorrarse unos durillos de teléfono... ¿será para meterlos en el cepillo?

Dina dijo...

Mc,y ya si, además, me dices que rezan mientras acuden al curro... muerta mata me quedo

McGrau dijo...

Pues me constaque esa práctica es habitual Dina... me consta