sábado, 25 de septiembre de 2010

Quiero El DIVORCIO

En todas las familias cuecen habas (aunque exista quien diga lo contrario)

Mientras todo son celebraciones, risas y cero problemas la cosa va bien; cuando empiezan a surgir los problemillas, inexplicablemente, se forman dos bandos: los hermanos “listos” y los hermanos “tontos”. Los hermanos “listos” son los que siempre se escaquean de todo, poniendo cien mil excusas tontas, y siempre son los mejor considerados en el entorno familiar. Los hermanos “tontos” son los que se comen todos los marrones, los que van de cráneo y a los que JAMÁS se les reconoce ningún mérito (ya que el resto de la familia considera que es SU OBLICACIÓN)

Una de las cosas que caracteriza a los hermanos “listos” es que no lo son tanto como ellos creen serlo. Si fueran un poquito inteligentes les pondrían, de vez en cuando, un poco de mantequilla a los hermanos “tontos”, para que la dinámica siguiera siendo la misma y no tener que involucrarse ellos. Sin embargo, confunden la mantequilla con la mierda e intentan enterrar a los hermanos “tontos” en ella… GRAVE ERROR… tarde o temprano se les volverá en contra.

Yo considero a la familia, a los amigos y a la pareja como algo duradero, intocable e incondicional. A nadie permito que me hable mal de cualquiera de las personas que este en uno de esos tres grupos. Por cualquier persona que este en uno de esos tres grupos haría cualquier cosa sin esperar, jamás, nada a cambio. De cualquier persona que este en uno de esos tres grupos esquivo y olvido cualquier puñal que me hayan estado clavando en la espalda… hasta que llega el momento en que te dan la puñalada mortal (que no tiene porque ser la más grave ni la más dolorosa) que provoca que me distancies (emocional y afectivamente), en cuestión de segundos, miles de años luz.

A fecha de hoy poseo, en mi haber, ese distanciamiento emocional y afectivo con dos de los que dicen ser mis hermanos… sólo necesito ese papel que confirme que ese vínculo ya no existe. Seguiré siendo una de las dos hermanas tontas pero, por lo menos, tendré base legal para no tener que aguantar, más veces, ciertas impertinencias "bien intencionadas" (notese la ironía) de los bien considerados hermanos listos.


¿Para cuando la Ley de divorcio de la familia?

11 comentarios:

josefina dijo...

Si te sirve de consuelo yo siempre fuí la hermana tonta, lo fuí y aun hoy sigo......
Por eso estoy aqui en el pueblo tan bien, mi maridito y yo, ufff que gozada.
un beso

Dina dijo...

Josefina, veo que sabes de lo que hablo. Por lo menos tenemos un punto que es de agradecer "nuestras conciencias están tranquilas" (que no todos pueden decirlo)

Sigue disfrutando de esa maravilla de pueblo y cuídate mucho. Besotes

Florencio dijo...

Qué mal rollo me dan las movidas entre hermanos, son peores y más dolorosas que cualquier divorcio de cualquier pareja.

En fin, que te sea leve, un camatón de besos!!

Enol dijo...

Yo tengo días, soy el hermano listo o el tonto según a quién le preguntes. Personalmente prefiero no definirme.

Dina dijo...

Florencio, ya no, ya no da ningún mal rollo... yo estoy relajada y, en el fondo, creo que mi madre ha salido ganando (aunque se lleve el disgusto de que sus hijos no vuelvan a compartir techo)

Enol, lo ideal es que no hubiera ni hermanos listos ni hermanos tontos... pero, como el hombre es el único que tropieza dos veces en la misma piedra, supongo que esto seguirá siendo así por los siglos de los siglos.

chimo dijo...

Hola, Dina.

Creo que mientras vivan nuestros padres tenemos, por ellos la obligación, los tontos de seguir hablándonos con los listos.

Té entiendo...

Piensa en tus padres, al final el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Un beso, amiga

Dina dijo...

Chimo, te aseguro que eso es lo que he estado haciendo en los últimos 17 años (y siempre pensando en mi madre) pero si tensan tanto la cuerda que al final se desintegra ya es imposible una marcha atras. Durante mucho tiempo han jugado a que soy la más conciliadora, la que no me enfado por nada, la que traga con carros y carretas... pero siempre con un límite, que se me respete como persona, como mínimo, al mismo nivel que yo les respeto a ellos... si esto no se da es cuando se rompe todo

la maru dijo...

No si es divorcio en sí, como figura legal, pero algo debe de existir. Porque si no, ¿cómo lo hizo mi padre?
jaja

Dina dijo...

Joer, Maru, m'as dau una idea... eeeeeeeeeeeto ¿para conseguir el tfno. de tu padre...?

Mª Ángeles Sánchez dijo...

ah, vaya. ¡Pues cuánto lo siento! Porque la armonía es lo mejor. Y aunque no podamos ser amigos de nuestros hermanos, al menos soportar ciertas actitudes, y ciertas situaciones, aunque cuando llegan a ese punto, lo mejor es pasar de todo, como lo haces tú.
Si tienes la conciencia tranquila, lo demás vendrá solo. Siempre puedes estar abierta a una reconciliación, si hay voluntad.

Dina dijo...

Mª Angeles, lo primero de todo bienvenida por este rinconcito.

El intentar mantener la "armonia" y el intentar no dar un disgusto a nuestros progenitores es el motivo que nos ha llevado a esta situación... por ponerte un simil, es como cuando una mujer permite una primera bofetada, una primera humillación, él se sentirá cada vez más fuerte y acabará dominándola por completo. Nosotras consentimos ciertas cosas y este es el fruto.

Es más, en el fondo, hasta estoy contenta ahora. Todo esto ha obligado a que tengan que involucrarse esos hermanos listos ¿porque? porque ahora es nuestra madre las que les pide directamente y... ¿como le van a decir a ella que se olvide de que existe o que no la quieren acompañar?