lunes, 4 de octubre de 2010

De Agujeros Va La Cosa

Si os paráis a pensar, cuando de agujeros se trata la cosa es chunga.

Cualquier visita al dentista, al ginecólogo (uuuuuuuuuuy, ahora que me acuerdo, que no se me olvide pedir hora para la citología que debería haberme hecho hace 2 años), al urólogo (¿qué tal vais con vuestra próstata?) o al que te mira los cuartos traseros (que, si he de decir la verdad, no tengo ni idea de a que especialidad corresponde) se suele intentar retrasar al máximo posible.

Pues el otro día me arme de valor, cogí el teléfono y me decidía pedir hora al dentista (que no me da miedo pero eso de que cualquiera me meta cualquier cosa en la boca sin saber donde ha estado antes…)



He de decir que mi señor dentista no es demasiado expresivo ni demasiado comunicativo… es más, hasta casi da un poco de miedo. Directamente te lo mete todo en la boca y ni se te ocurra quejarte.

Me dio la oportunidad de explicarle lo que yo ya sabía con seguridad que me tendría que hacer y… sin previo aviso yo ya estaba boquiabierta e indefensa.

Su poco tacto le llevo a decir “Joder pero que muela más fea”. Ooooooooooye, que estoy aquí, que te he oído, que sólo tengo la boca abierta y eso no produce sordera. Dí que se dio cuenta y se disculpo.

A la siguiente visita tengo la seguridad absoluta de que lo volvió a pensar pero… esta vez se abstuvo de comentar en voz alta (a saber lo que diría cuando salió)

Pero en la tercera visita, que era en la que me iban a meter el cañazo, joer el tío, se pego todo el rato diciendo que vaya muela más fea. ¡¡Que es mía!! Que le tengo cariño, que no esta bien meterse con algo que no se puede defender ni a la que yo podía defender (por aquello de que tenía el aparato metido en la boca)

Ahora ya tengo una muela bonita y unos cuantos euros menos en la cuenta (porque, debo deciros, que no me hicieron ni un duro de descuento por los daños psicológicos ocasionados a mi pobre muela)

6 comentarios:

Enol dijo...

Y aquí estoy yo con los brazos abiertos para consolarte. Anda ven...

Dina dijo...

Enol, no me había dado cuenta de la profundidad de tu mirada... aaaaaaaaaaay, dios, que creo que me voy a desmayar

Florencio dijo...

Proctólogo, el que se encarga del recto y sus enfermedades.

Por otro lado, cuanto más negra y agujereada esté una muela más encanto tiene, son como las perlas negras de la boca.

Dina dijo...

Gracias por la información, Florencio

Con lo de las perlas negras me has dejau algo regorvido el estómago, aaaaaaaaag, jajaja

Enrique dijo...

jajaja. Frase del día de mi hija. "Definitivamente odio a los dentistas".
Animo y que tardes mucho en volver.

Dina dijo...

uuuuuuuuuuuuuuuy, pa fin de mes me esperan de nuevo... asins que....