sábado, 17 de marzo de 2012

Un Reto

Os propongo una cosita. ¿Alguien se atreve a continuar este relato?




"Mientras la milenaria ciudad seguía durmiendo su centenaria siesta, la sensual bibliotecaria ejercía de casamentera. Sin creer ya en el matrimonio se había convertido en una experta unidora de destinos..." 

38 comentarios:

Yashira dijo...

Si que es un reto Dina, prometo, al menos, intentarlo.

Besos desde mi mar,

Dina dijo...

Así me gusta, que existan valientes.

Besotes

m4n010 dijo...

jamia, también tú... podías espallarte un poco más, porque casi casi solo pones el título.

Bueno, yo estoy aquí para lo que sea pero dejo que primero vaya Yashira a ver por donde tira.

un bico

Dina dijo...

Si he de ser sincera, Manolo, el culpable del reto es Florencio, él es el que tiro la piedra y escondio la mano. Yo sólo he compartido esa patata caliente con vosotros... pa ver si entre todos completamos el relato satisfactoriamente

Florencio dijo...

EY! Que yo solo pasaba por aquí, de todas formas si eso ya me pongo a ello, de hecho podríamos hacer un 'cadaver exquisito' entre todas, pero como dice el eminente M4n010 qu empiece la paya de la Yasira.

Yo de momento estoy liado con mis japoneses.

Dina dijo...

Sea como sea,Florencio, ese relato hay que acabarlo

Amy dijo...

Psss, y como el destino no existe, no unió nada, se unieron y desunieron solitos en sus centenarias siestas, y ella siguió leyendo libros de corin. Tellado

Dina dijo...

Jajaja, ¡¡muy bueno lo de Corin Tellado!!

Florencio dijo...

No Amy, no. El destino es la penumbra que alumbra, la niebla que muestra el mejor camino, el lazarillo invisible que nos dibuja imperfectas sendas por las que ir al más bello paraje, el avieso espíritu que termina convenciéndonos de que no existe.

Si no crees en el destino estarás dejando que la realidad se instale en nuestras vidas, tejiendo una red gris que vista nuestro ser y nos venda un futuro que nunca llegará.

Galopemos con los ojos cerrados a lomos del destino... Siempre.

“Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas.” Miguel de Cervantes

Dina dijo...

Esto se pone emocionante ¡¡¡duelo entre Amy y Florencio!!!. Vosotros dos os llevaríais bien.
Ya me encargo yo de que Amy conteste todo lo rapidito que le sea posible

Florencio dijo...

Como quiera usted señorita Dina. Pero yo en breve desaparezco de las internetes hasta avanzada la tarde-noche y ya veremos cómo van mis pequeñas células grises para entonces...

Yashira dijo...

Anda, qué responsabilidad, jaja me convertí en valiente sin darme cuenta, jaja, bueno pues aquí va mi contribución, y disculpad la espera, estaba yo de fin de semana largo...

... "Tenía en mente algún que otro propósito, y estaba ya hilando sus hilos, barajando posibilidades imposibles que, como siempre que ella intervenía, terminarían en sueños cumplidos..."

Besos desde mi mar,

Dina dijo...

Florencio, esperamos tu regreso y tu contribución

Yashira, ¡¡¡m'eeeeeeeeeeeencanta!!!

Florencio dijo...

Nono, ahora le toca a m4n010, después ya si eso a mí...

Yashira dijo...

Florencio... ¿No será que te da miedo? pareces valiente tu también...

Florencio dijo...

Yo respeto los turnos, Yashira tú primero, m4n010 se ofreció a continuar y yo voy después, soy bastante cuadriculado para estas cosas...

Yashira dijo...

Pues a este paso me temo que esta historia se queda sin terminar, una pena Dina, porque a mi el reto me encantó.
Pero a m4n se lo ha tragado la tierra, o se ha colado...Jajaja

Saludos,

Florencio dijo...

Venga, si M4n010 no se manifiesta antes de que se ponga el sol en el día de hoy me pongo a continuar el cadáver exquisito.

Dina dijo...

Eeeeeeeeeeeeto,Florencio, si le hago el llamamiento a Manolo ¿me volverás a llamar chivata?

Florencio dijo...

No, no te llamaré chivata, creo que esta vez utilizaré el término "soplona".

:-P

Avisa al M4n010 anda, que se le acaba el tiempo...

Dina dijo...

Maravilloso el vocabulario k usas conmigo... ahora voy

m4n010 dijo...

Voyyyyyyyyyyyyy... recopilo, leo y
me pongo a ello.

m4n010 dijo...

Ahi te va, bombera: recopilo, copio, pego y añado.

Mientras la milenaria ciudad seguía durmiendo su centenaria siesta, la sensual bibliotecaria ejercía de casamentera. Sin creer ya en el matrimonio se había convertido en una experta unidora de destinos.Tenía en mente algún que otro propósito, y estaba ya hilando sus hilos, barajando posibilidades imposibles que, como siempre que ella intervenía, terminarían en sueños cumplidos.

Pese a haber borrado de su mente cualquier posibilidad de matrimonio haciendo ascos a su propio destino sin tener en cuenta los devenires que éste depara. Mientras tejía los hilos de la que sería su próxima unión, estaba forjando sin quererlo ni saberlo el que sería el suyo, pues como una traición o una puñalada por la espalda, acabaría cayendo presa en la tela de araña que había tejido para unir otra pareja.
No fue consciente de que había caído en su propia trampa hasta que lo conoció. Cuando quiso dar marcha atrás era demasiado tarde, ya que pese a sus intentos de alejarlo de su mente y cuanto menos quería pensar en él, el destino al que había desafiado, le jugaba, como suele hacer a quien lo reta, la mala pasada de que el amor que pretendía para otra, lo desease para ella.
Se había enamorando sin pretenderlo y sin saberlo.

Florencio dijo...

Mientras la milenaria ciudad seguía durmiendo su centenaria siesta, la sensual bibliotecaria ejercía de casamentera. Sin creer ya en el matrimonio se había convertido en una experta unidora de destinos.Tenía en mente algún que otro propósito, y estaba ya hilando sus hilos, barajando posibilidades imposibles que, como siempre que ella intervenía, terminarían en sueños cumplidos.

Pese a haber borrado de su mente cualquier posibilidad de matrimonio haciendo ascos a su propio destino sin tener en cuenta los devenires que éste depara. Mientras tejía los hilos de la que sería su próxima unión, estaba forjando sin quererlo ni saberlo el que sería el suyo, pues como una traición o una puñalada por la espalda, acabaría cayendo presa en la tela de araña que había tejido para unir otra pareja.

No fue consciente de que había caído en su propia trampa hasta que lo conoció. Cuando quiso dar marcha atrás era demasiado tarde, ya que pese a sus intentos de alejarlo de su mente y cuanto menos quería pensar en él, el destino al que había desafiado, le jugaba, como suele hacer a quien lo reta, la mala pasada de que el amor que pretendía para otra, lo desease para ella.
Se había enamorando sin pretenderlo y sin saberlo.

Casi lo que más le molestaba es que había ocurrido casi sin darse cuenta y que además había seguido todos los tópicos del clásico enamoramiento “sin querer”. A él lo había elegido cuidadosamente como futurible pareja de su excéntrica amiga estadounidense, Mya Limp, y de hecho al principio ellos dos congeniaron bien, pero al final Mya dijo que lo sentía pero que solo lo veía como amigo. Ella sintió algo de lástima y empezaron a quedar, simplemente para hablar, una vez al mes al principio, con el tiempo terminaron quedando una vez a la semana y finalmente ahora estaban en una fase en la que por teléfono e Internet estaban casi constantemente en contacto, aparte de seguir quedando para hablar en persona una o dos veces a la semana.

Todavía no había pasado nada entre ellos, pero la sensual bibliotecaria, que a partir de ahora llamaremos Inda, tenía cada vez más ganas de que algo ocurriera. Lo que ella no sabía es que Bartolo, pues este infortunado nombre tenía el hombre de sus sueños, guardaba un profundo e insondable secreto…

Dina dijo...

Sabía que os podía poner en este aprieto... me han encantado todos... darme un poco de tiempo que les daré el tratamiento que merecen y continuará el RETO

Yashira dijo...

Alaaaa cómo os habéis explayado, jajaja, yo fuí cortita y concisa, como Dina, pensé que lo haríamos así, casi frase a frase, pero bueno, me imagino que lo importante es que esté hecho.

Genial, un besito para cada uno de vosotros y ya sólo queda ver el tratamiento final de Dina, ¿no?

Dina dijo...

Dame tiempo, dame tiempo. Lo habeis hecho de lujo

Florencio dijo...

Yashira, tengo el grave problema de saber ser conciso, cuando escribo me desparramo...

A ver qué maquina la Dina ahora...

Florencio dijo...

>De NO saber ser conciso, quería escribir...

Dina dijo...

Doy fe de ello.... hasta me he asustado cuando he leido que eras conciso... amos, revolcá por el suelo de la pecha de reir que me he pegado

Florencio dijo...

Ya sabes que soy expansivo

;-)

Dina dijo...

Joer, y tant, pobre camarera

Florencio dijo...

Sí, pobreta, no se esperaba mi ataque...

Pero es que estaba todo emocionado por (por fin) poder haber quedado contigo!

Dina dijo...

¿porque me imaginaba yo que al final la culpa sería mia? La próxima vez un cafelito de vending

Florencio dijo...

No fue tu culpa, fue mía, soy expansivo, pero esa "cualidad" (por llamarla de alguna manera) se vio excitada por tu presencia.

Y dado que tu exuberancia no es culpa tuya no tienes responsabilidad, fue todo cosa mía.

Besotes!

;-)

Dina dijo...

¡¿¡¿¡¿Exuberancia?!?!?!... esta claro cristalino que me estas confundiendo con otro, jaja

Florencio dijo...

Nooooooooo

exuberancia.

(Del lat. exuberantĭa).

1. f. Abundancia suma, plenitud y copia extraordinarias.

copia.

(Del lat. copĭa).


2. f. Muchedumbre o abundancia de algo.

Dina dijo...

Pero de perras no estamos hablando ¿verdad?