miércoles, 14 de noviembre de 2012

De Dependienta A Ángel De La Guarda


En el sueño de hoy yo trabajo (o tengo no me queda claro) una tienda. Mientras estoy hablando (o dando instrucciones) con otra trabajadora alguien me dice que si puedo ir que hay un chico que pregunta por mi.

Cuando bajo veo un chico en calzoncillos (que identifico con uno de los niños, de mi calle, con los que jugaba cuando era pequeña). Está como desorientado y le cuesta moverse. Me acerco a él para saber que quería y ver si puedo ayudarlo, quería llegar a la tienda de sus padres para encontrarse con ellos.

Comienzo a ayudarle a andar, intentando que no se caiga ni me tire a mí, cuando empiezo a fijarme en los detalles. Observo que uno de los dedos de su pie izquierdo tiene un nudo, pienso que le debe doler mucho y que hay que solucionarlo, aunque lo primero de todo es llegar hasta su familia, que es la que sabrá que hacer.



También me doy cuenta que estoy delante de mi tienda (en la que sigo sin saber si trabajo o soy propietaria) y me sorprende comprobar, en primer lugar, que es una tienda de lencería femenina, lo siguiente que me sorprende es ver que todo el material esta tirado por la tienda y por la calle y uno de los maniquís del escaparate está cruzado en el suelo de la entrada.

Pienso en entrar en mi tienda, ya que es la más cercana y desde allí podemos llamar a su familia. Él se niega, sólo quiere llegar a la tienda de su familia que en ese momento descubro que esta contigua a la mía.

Me vuelvo a fijar en el nudo que es su dedo del pie, vuelvo a imaginar el dolor que debe sentir mientras intento mantener el equilibrio para no ir ambos al suelo.

Son pocos pasos hasta la tienda de su familia (me llama la atención que es también de lencería) así que decido cogerlo en brazos y llevarlo hasta allí. Entramos por la puerta, se acercan dos personas que había allí y despierto en ese instante.

2 comentarios:

N. atasha dijo...

Hola Dina. Hay veces que soñamos cosas que nos impactan por su significado o por lo que hemos sentido durante el sueño.

La noche del funeral de mi abuela soñé con ella. Me la encontré en el sueño y me dijo que tenía que dar un mensaje muy importante, no me dijo a quién. Me mostró, de una manera muy especial, una galaxia de color azul y blanca preciosa y me dijo que teníamos que ir allí. Fue un sueño muy tranquilizador y para nada triste pues ella se encontraba bien. Le di el mensaje a mis familiares y se sintieron en paz.

Y bueno, también he tenido otro tipo de sueños que luego en la vida real se han sucedido tal cual. Pelos como escarpias... Pero mejor no obsesionarse con ellos y pensar que los sueños sueños son.

Bessos.

Dina dijo...

Bienvenida por este rinconcito, N.atasha.

Yo no suelo soñar... mejor dicho, todos soñamos pero yo no suelo recordar lo que sueño... sólo en determinadas ocasiones y relacionado con temas personales... y como se me olvidan con facilidad (salvo que los escriba) no hay problema.

Además, apuesto a que éste es el último de esta temporada.

Bsks