martes, 27 de noviembre de 2012

Vuelve A Casa Vuelve...




Junto con el ADN nos adjudican, con mayor o menor fortuna, una familia.

En ocasiones tienes la GRANDÍSIMA SUERTE de encontrarte con otra. Una familia con la que no te une ningún lazo de sangre ni ningún tipo de parentesco.

Hace años que tuve la suerte de encontrarme con mi otra familia. Han estado allí para lo bueno y lo malo; nos hemos reído juntos y me han aguantado las lágrimas; hemos trabajado y hemos comido; pero, sobre todo, siempre me han dado su cariño y apoyo y me han hecho sentirme segura.

Intento ir a visitarlos, como mínimo, una vez al año y… ¡¡¡MAÑANA ES EL DÍA!!!... estoy entre alegre y emocionada, entre feliz y triste, entre la sonrisa y la lagrimilla.

Sé que lloraré (mejor dicho, ya estoy llorando) pero merece la pena ir.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues disfruta guapa!!!, hay q hacer cosas q dan alegria

Dina dijo...

Anónimo, lo disfrutaré... claro que lo disfrutaré...

Carlos dijo...

blogs amigos me traen aquí. Disfruta esa situación.

Dina dijo...

Bienvenido, Carlos, la he disfrutado y la he llorado... pero contenta y feliz (cual perdiz)

Miss Potingues dijo...

Si es por reencontrarte con tu familia -aunque sea elegida, es tu familia-, bienvenidas esas lágrimas.
Besos!

Dina dijo...

Miss, por reencontrarme con ellos, por saber que iba a haber una ausencia muy importante, por como se han portado siempre conmigo, por lo protegida que me hacen sentir y... porque me aprecian y me quieren igual que yo a ellos... y, si, he usado toneladas de clinex (en el camino de ida, en la visita y en el camino de vuelta)

Dina dijo...

Miss, por reencontrarme con ellos, por saber que iba a haber una ausencia muy importante, por como se han portado siempre conmigo, por lo protegida que me hacen sentir y... porque me aprecian y me quieren igual que yo a ellos... y, si, he usado toneladas de clinex (en el camino de ida, en la visita y en el camino de vuelta)