viernes, 23 de agosto de 2013

Siempre Hay Una Primera Vez Para Una... CITA A CIEGAS


Agosto es el típico mes de las reposiciones... vale, yo llego un poco tarde pero, aún así, quiero seguir darles una segunda oportunidad a algunos post.

Con Bruja24 hemos tenido una coincidencia con la reposición anterior (“Te echo de menos”) ella también dedicó, en su día, un post a este tema… una cosa ha llevado a la otra hasta que hemos llegado a la conclusión que QUIZÁS este fue el principio de nuestra afición a los relatos erótico-festivos.

Una tendrá muchos defectos pero uno que intenta que no se le apodere es la cobardía… así que en su día me lancé a escribir mi PRIMER relato erótico, aquí tenéis el resultado. Espero que os guste



Cita a Ciegas



Querido desconocido:

No me es posible descansar desde aquel día... revivo una y otra vez, en mi cabeza, lo vivido, lo sentido, la pasión... recuerdo:

El nerviosismo de esa cita, ¡madre mía! Una cita a ciegas ¿qué sería lo que me encontraría?

Tocar a la puerta de tu habitación... ¡Dios! Las luces apagadas, no podía ver nada,... y tu suave voz que me dice al oído “Déjate llevar”... La sensación de notar como pusiste un pañuelo alrededor de mi cabeza, impidiendo que pudiera ver.

La dulzura con la que dirigías mis pasos, la incertidumbre de no saber donde me encontraba ni con quien.

Notar como tus ardientes labios empezaban a besarme el cuello, notar como tus cálidas manos empezaban a acariciar mi cuerpo, notar como me dejaba llevar por la situación... Mientras me decías al oído aquellas palabras tan dulces, tan tranquilizadoras...

¡Dios! ¿me estaba volviendo loca? Estaba en la habitación de un desconocido y estaba completamente entregada.

Tus palabras retumban en mis oídos: “Déjate llevar... relájate”.

Recordar como me fuiste despojando de mi ropa, mi batalla interior entre salir huyendo o descubrir que es lo que iba a suceder, notar como la excitación del momento se iba apoderando de mí... dejándome indefensa, sin ningún control sobre mis actos.

Me despojaste de toda mi ropa, sentí como tu mirada recorría mi cuerpo, observándolo, acariciándolo con la mirada. De nuevo tu voz: “No te asustes... déjate llevar”.

Me deje llevar... mientras tiernamente me tumbaste en tu cama, una cama que intuyo grande; fuiste atando mis manos a los barrotes del cabezal de la cama... ¡Diooos! Que cantidad de sensaciones contradictorias... quería huir y quería quedarme...

Recordar como tus manos fueron recorriendo mi cuerpo, empezando por el cuello, siguiendo por mi pecho, jugueteando con mis pezones, bajando por mi cintura y llegando a mis caderas... Como siguieron deslizándose hasta llegar a mis tobillos para comenzar a atarlos... recuerdo mi lucha... yo no quería... pero tampoco podía hacer nada para evitarlo.

Allí me tenías, indefensa, sin posibilidad de escapar... De nuevo, sentí tu mirada, me sentí observada, como recorrías cada centímetro de mi cuerpo con ella, como tu mirada acariciaba mi piel... a pesar de querer huir mi excitación iba en aumento.

Empecé a notar la cercanía de tu cuerpo sobre el mío, como empezaste a juguetear con los lóbulos de mis orejas... ¡Diooos! Como me gusto. Continuaste por mi cuello y llegaste a mis labios... intente rehuirlos pero fue imposible, me resigne, te apropiaste de ellos... me besaste con dulzura, notar como se introducía tu lengua, notar como los lamías, como mordisqueabas mis labios...

Mientras tus manos me iban acariciando, lentamente, comenzando por el cuello, continuando por los hombros, bajando hacia mi pecho...

Como tus labios empezaron a descender, besando, lamiendo cada centímetro... Como llegaron hasta mi pecho... como atraparon mis pezones... ¡Diooos! Como estaban, parecía que iban a estallar de un momento a otro. Te deleitaste buen rato, acariciándolos con la lengua, mordisqueándolos, succionándolos...

Mientras tus manos seguían su descenso hacia mis caderas... notar como atraparon mis nalgas... con fuerza, con firmeza... como se deslizaron por mis muslos, sin dejar un solo centímetro por recorrer... como pasaron al interior de mis piernas... como intente cerrarlas... sin conseguirlo.

En mi interior seguía teniendo esa batalla: quería huir pero me excitaba el descubrir que iba a pasar a continuación.

Notar como tu boca empezaba a descender, como ibas besando, lamiendo, mordisqueando cada centímetro de mi cuerpo... como te entretuviste largo rato en mi ombligo... Seguiste bajando, recorriste mis muslos... Uff, te entretuviste en mis ingles... Notaba mi excitación, aunque la quería evitar...

Notar como tus hombros se colocaron entre mis piernas, sentir como me agarrabas con tus manos para evitar que pudiera escapar, aunque eso no era posible.

Sentir como tu lengua se iba abriendo camino... como se adentro hasta llegar a mi clítoris... como empezó a jugar con él, lamiéndolo sensualmente, mordisqueándolo, succionándolo... haciendo que mi excitación fuera más y más grande...

Sentir como me iba acercando al clímax, como mi cuerpo se estremecía, como subía la temperatura corporal, como... alcanzaba un orgasmo... a pesar de ello no me dejaste descansar, continuaste... conseguiste uno detrás de otro hasta llevarme a la extenuación...

Cuando desperté ya no estabas allí... ¿Habría sido todo un sueño?...

Publicado por

11 comentarios:

La gata Lola dijo...
Nena, quiero su teléfono ya! Que ya se sabe, compartir es vivir.
Dina dijo...
Jajajaja... toooooooooooooma y yo también...jajajaja. No te preocupes, que si lo consigo, serás con la primera persona que lo comparta.
Anónimo dijo...
Hola guapa

Despues de leer esta historia me gustaría saber dónde y cuando quedamos para que me lo expliques más en detalle...

Un besazo.

BOMBERO
Dina dijo...
Cari... donde quieras y cuando quieras... ya lo sabes.

Otro besazo p'ati
mango dijo...
dina por casualidad ese chico no sere yo?
un besote jajajjaja
Dina dijo...
Sufro de un ataque de e.m.t. (y no significa "Estoy Malita de Tolomio")... así que no se que decirte... Necesitaré información complementaria.

Un besote p'atu tambien
La gata Lola dijo...
¡Ja, ja, ja!
E.M.T., qué grande nena!!!!!!
Dina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dina dijo...
Gata Lola: Casi casi tan grande como tus ojazos, jejejejeje...

¿A que te gusta?... que ya me lo estoy viendo yo venir... el día que e.m.t. el significado complementario, ten por cuenta que te lo hare saber, jajajaja
Aspective dijo...
Tórrido, sexy, erótico, caliente, imaginativo, fantástico... Ufff, yo que sé la cantidad de adjetivos que se me ocurren.

Pero sobre todo me ha despertado... la imaginación. Y que problema, ya que estoy en la oficina.

(y que calor hace, cada vez que leo un post de los tuyos, caray...)
Dina dijo...
Aspective, necesito un documento gráfico de ese momento tan "imaginativo" en la oficina, jajaja.

Si te sirve de consuelo este post salio mientras yo estaba en estado febril (supongo que eso se puede considerar un atenuante ¿no?)

4 comentarios:

Elvis dijo...

Desde luego que, de haber sido un sueño, fue un sueño de lo más feliz jajaja
Besos.

Dina dijo...

jaja, Elvis, pensé que andabas de vacaciones.
Ahí reside el encanto... en saber si la realidad supera a la ficción o a la inversa

B. dijo...

Porque toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

¿Y quién dice que no es otra parte de tu realidad? turr turu turu....
Bienvenidos a la nueva dimensión :P

Besos!

Dina dijo...

jajaja, B, te han sentado muy bien las vacaciones, jajaja