sábado, 17 de agosto de 2013

No Soy Tu Hombre




A su lado todo resultaba complicado: las alegrías y las tristezas; los silencios y las conversaciones; las ausencias y los reencuentros; las risas y las discusiones...

Todo era un torbellino de emociones, de malos entendidos, de desconfianza…

“Olvídate de mí. Yo no soy tu hombre”, le había dicho él muchas veces.

“Por tu bien, te aconsejo que te lo quites de la cabeza lo antes posible… sus relaciones siempre son así”, le había aconsejado algún amigo de él.

“Tienes que darte cuenta por ti misma para poder superarlo”, le deseaban sus amigas.

Le quería, le quería como jamás había querido a nadie. Le quería hasta doler, le dolía su presencia, le dolía su ausencia, le dolía la indiferencia, le dolía el desprecio…

No fue capaz de trasmitirle confianza, su entrega… siempre faltaba o sobraba algo… una tensión constante invadía sus vidas.

“Yo no soy tu hombre”, una y otra vez se le repetía en la cabeza esa frase sin sentido. Su corazón decía que sí, que podían ser muy felices pero ¿por qué insistía en la idea? ¿por qué se empeñaba en pensar por ella?

Un día, sin quererlo ni desearlo, sin buscarlo, se cruzó en su camino esa persona que hizo que la frase cobrara todo su significado.



Se cruzó en su camino un hombre que la conquistó. Un hombre con el que resultaba sencillo todo. Un hombre que la volvió a hacer disfrutar de las conversaciones y los silencios; de las separaciones y encuentros; de las miradas y las caricias. Un hombre que la hizo sentirse viva, que consiguió que la ilusión volviera de nuevo a su vida. Un hombre que le hizo recobrar el deseo de hacer planes. Un hombre con el que hablaban el mismo idioma. Un hombre que consiguió que se olvidara de él.

Volvía a sentirse mujer pero, sobre todo, volvía a sentirse una persona importante para alguien.

6 comentarios:

B. dijo...

Y qué grande y qué bueno encontrarlo...!
Que lo disfrutes, guapa!

Dina dijo...

B., en esta vida hay que aprender a saborear esos buenos momentos que se nos van ofreciendo

Anónimo dijo...

Bebete hasta el último sorbo de vida.....q cojones, a vivir!!!.Amy

Dina dijo...

Amy, reina... ¿¡¿¡y si empezamos por los mojitos?!?!?!

Bruja24 dijo...

Tus cuentos son mejores que los mios.... Pero igualmente mentira!!! Un besote, guapa.

Dina dijo...

Ay, Brujita, siempre me gusto el juego de "y tu mas", jajaja.
Lo dejaremos en nos gustamos mutuamente :)
Besotes guapetona