domingo, 20 de abril de 2008

De Turismo



Cuando voy a los sitios hay algo que me gusta visitar y que muy poquitas veces consigo alguien que quiera acompañarme, ya que no es lo mismo hacer una visita sola a poderla comentar después.

Siempre he sentido una atracción, inexplicable, por visitar los cementerios de los pueblos y de las ciudades. No entiendo muy bien el porque, ya que me parece el sitio más antihigiénico que existe, pero a mi me gusta verlos.

Supongo que la responsable de esta atracción fatal es la mare que me parió. Todos los años, cuando se acercaba el día de todos los Santos, me pedía que la acompañara al cementerio, porque a ella le daba miedo ir sola, para arreglar las diferentes tumbas y lápidas familiares (cosa que tampoco entiendo muy bien ¿por qué hay que limpiarlas y llenarlas de flores para ese día?)

Al final optó por no volvérmelo a pedir ya que, en vez de estar junto a ella, me iba de excursión por todo el cementerio. Miraba las inscripciones de las lápidas, miraba las fotos, echaba cálculos de la edad a la que murieron, incluso creo que me inventaba alguna historia truculenta relacionada con el fallecimiento.

La parte que más me gusta es la del cementerio antiguo, con esas lápidas medio caídas, esos agujeros en la tierra (que parece que, de un momento a otro, va a salir, por el, el inquilino que alli reside)

Donde hay enterramientos de gitanos también es bastante peculiar... (que no tendrán para comer pero para gastar en entierros...) La que más me choco fue en un cementerio, al que tuve que acudir por un entierro (no sólo voy de turismo), que habían hecho instalar un banco frente al nicho y en la lápida había toda clase de miniaturas (guitarras, fotos, sillas, caballos...) que representaban parte de la vida del difunto.

Sin embargo, la parte de los niños me entristece... allí no me paraba demasiado.

Aunque pensándolo bien, quizás esta afición me venga más por parte de mi otro progenitor.

Siempre he escuchado que cuando se murió una niña, en la familia, mi padre le hizo fotos, fotos que yo jamás he llegado a ver, ya que se las entrego a la madre de la criatura, y mira que he buscado y rebuscado los negativos... pero nada, sin ningún resultado.

También he escuchado, muchas veces, que una de mis tías el día que desenterraron a mi abuelo (usease, a su padre de ella) estuvo revolviendo, con la muleta, entre los restos y narrando los hallazgos que encontraba (“mira un trocito de chaqueta... mira pelo... mira un diente...”)

Alguna risilla se ha escapado al comentar que a mi abuela hubo que recolocarla en el ataúd porque como era tan pequeñita se había escurrido p’abajo al subir las escaleras de la iglesia (reflexión: que va a ser verdad que en mi familia tenemos un sentido del humor algo peculiar)

Sin contar los funerales que han acabado en alguna sidrería o en algún vermú o en alguna comida... en las que los pañuelos se sacaban para limpiarse los lagrimones que se saltaban de tanto reír.

Por otro lado, también somos dados a pensar maldades algo macabras. Como aquella vez que después de una operación de alto riesgo se comentó: “Vaya chasco que se va a dar cuando descubra que no se ha quedado en la mesa de quirófano. Casi podríamos comprarle una corona de flores y ponérsela en el cabecero de la cama para cuando se despierte. Si pregunta ya le diremos que la teníamos comprada para el entierro y que por no desaprovecharla...” (reflexión: Ostras, que me estoy empezando a asustar, que me estoy empezando a convencer de que tenemos un sentido del humor DEMASIADO peculiar)

Así pues, lo voy a dejar aquí... no vaya a ser que desentierre más cosas y la liemos.

21 comentarios:

Carburo dijo...

El sábado pasado pase por un pueblo que te hubiese encantado el cementerio... me llamo la atención muchisimo y si no llego a ir conduciendo tiro foto seguro.

Dina dijo...

Ya me estas pasando la dirección... si a un mortal de apie le ha llamado la atención a mi segurísimo que meeeeeeeeeencanta

McGrau dijo...

No soy mucho de los cementerios, yo soy más del "polvo eres (o provienes jejeje) y en polvo te convertirás" así que en mi familia somos de los crematorios y luego esparcirnos por el mundo...

Si mucha gente que va a la playa de la Pineda supiese que también es un cementerio de cenizas...

por ciert que hasta la palabra clave tambien pola para tu post... ehkcs jajaja

Dina dijo...

Mc creo que tienes la mirada sucia... ¿motivado por mucho tiempo de abstinencia?

Yo tambien soy partidaria de la socarradeta... es más una buena socarrada y que luego no me rocojan, que me dejen alli.

¿Sabes que antes de esparcir las cenizas hay que pedir autorización?

McGrau dijo...

autorizacion?? me lo dices a mi eso?? a la reencarnación de Don Erre que Erre? jejejej

Va a ser que así mato dos pajaros de un tiro, el de la ultima voluntad de la otra persona y la del morbo de que te pillen.

Mirada sucia dice... empañada más bien opaca xDDD

Dina dijo...

Mc: eres mi ídolo... de mayor quiero ser como tu

Visa Pattarna dijo...

Yo tambien soy de esos de "polvo eres y polvo habrá que echar"

Dina dijo...

Visa... Visa... Visa... que tampoco hay que contar todos los secretillos en público... que siempre hay que dejar algo para sorprender

Carburo dijo...

Dina yo también soy de esos asi que cuando organiceis la bacanal en el cementerio avisarme.... que morbo ¡¡¡¡

Dina dijo...

Carburo: Menos lobos caperucita... Además, como aquel que dice, "perro ladrador poco mordedor"

Carburo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carburo dijo...

No me obligues a morder... Por cierto, el pueblo del cementerio podría ser Zuzones (Burgos)

McGrau dijo...

Por cierto... para cuando me muera ya tengo dicho que en vez de velatorio que hagan una fiesta y una vez que salgan del crematorio con una urna y un ramo de flores como si fuese una etapa de la vuelta ciclista a españa que me lleven a casa, me pongan un par de Voll-Damm's al lado y que no me lloren, que soy capaz de volver y tocar los cojoncios un poco mas jejeje.

En serio, tengo el escrito redactado y en cuanto me vayan las cosas mejor y me asegure las posesiones que tengo, es decir, que sepa que no me las an a embargar... iré al notario a redactar mi testamento.

Así que ya sabeis jajaja fiesta asegurada

Dina dijo...

¿No me obligues? ¿a morder?... me reitero en lo dicho: "perro ladrador poco mordedor"

Dina dijo...

Mc... que si, que si... que eres mi ídolo... que no hace falta que me des más motivos para convencer... que ya me tienes en el bote

la maru dijo...

Jo maja! Curiosa afición la tuya, no crees? Pues en latinoamérica fliparías... son todos de un colorido. Parecen un jardín infantil con espumillon, veletas, flores de llamativos colores, y encima, la mayoría son enterramientos (en suelo). Ya iremos alguna vez...jajaja

Dina dijo...

Yo quiero ir... yo quiero ir... yo quiero ir... ¿me llevas?... ala di que sí... di que sí... di que sí...

Dani dijo...

Está bien eso de reírse de la muerte. Hay que tener en cuenta que sólo es una parte de la vida y la muerte en sí no duele, no hay que tenerle miedo. A mi me asusta la enfermedad, el dolor... pero la muerte... para nada.
Te recomiendo una visita a Praga, a una de sus sinagogas (no recuerdo ahora cual), la cual tiene un cementerio espectacular. Lápidas torcidas amontonadas unas encima de otras, con papeles con peticiones que hace la gente sujetados con piedras encima de ellas. Yo tuve la suerte de verlo nevado, lo que le daba aún un aire más tétrico. Espeluznante y encantador al mismo tiempo. No dejes de visitarlo si tienes ocasión. Te aseguro que no has visto, y dudo que veas, nada igual (en lo que a cementerios se refiere).

Dina dijo...

NECESITO URGENTEMENTE UN PRÉSTAMO... la lista de cementerios mes'amontona.

Dani: Yo, puestos a reirse, soy capaz de reirme hasta de mi propia sombra. Si no pregúntaselo a más de una y de dos que mientras me estan contando sus grandes ofensas... yo no puedo reprimir la carcajada al verlas tan ofendidas (pero que quede entre tu y yo... "creo que les sirve de terapia")

Dani dijo...

Dina reírse de uno mismo demuestra sabiduría. Y como decía un sabio chino, o indio o no sé de dónde. La verdad es que tampoco sé si era un sabio o un necio, pero bueno, a lo que estamos. Como decía uno o una, o tal vez no lo dijo y lo escribió. Que eso, que como dijo, escribió o pensó alguna persona alguna vez en la historia, atenta que ahora es cuando viene lo interesante: "los palos y las piedras me hieren, las palabras no". Ya no sé ni a que venía esto pero como ya está escrito no pienso borrarlo, que mi trabajo me ha costado.

Dina dijo...

Dani: Te quiero... estas contratado para animarme los días... esa frase me ha llegado al potatín (que es el que hace pototon pototon)