martes, 30 de noviembre de 2010

La Luna De Testigo


Despierto a media noche

De pronto, recuerdo que estás aquí, a mí lado, la primera noche que pasas junto a mí. ¿Cómo ha sucedido? ¿Qué nos ha pasado? ¿Porqué hemos llegado hasta aquí? ¿Qué pasará mañana?

Sorprendida descubro el motivo que me despertó. Me estas acariciando, unas caricias dulces, suaves. Tus dedos recorren mi cuerpo rozándolo escasamente, como si tuvieras miedo a que me desvaneciera al contacto.

Me quedo quieta, disfrutando esas caricias mientras pienso que nadie me había tratado, jamás, con tanta dulzura y me gusta.

Tus manos siguen dibujando el contorno de mi cuerpo comprobando que soy real, que todavía sigo allí.

Imagino que me miras. Te diría algo pero tengo miedo de romper la magia de este instante.

Estoy despierta, noto tus caricias y no te digo nada. Me dormiré, de nuevo, disfrutando de ellas.

Tú no lo sabes y tal vez no te cuente jamás que yo, también, viví este momento mágico pero ambos lo recordaremos siempre.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Click



De pronto algo salto en su cabeza y lo vio todo claro: ¡No le necesitaba!, realmente no le necesita y, quizás, jamás lo necesitó. La solución era así de simple y compleja a su vez, si la hubiera sabido encontrar antes se hubiera ahorrado muchas horas de sufrimiento intentando encontrar esa llave.

Intentó llenarse de rabia recordando aquellas palabras pronunciadas intencionadamente para hacer daño, recordando aquellas situaciones desagradables y como le hicieron sentir, recordando los reproches recibidos… ni tan siquiera consiguió sentir ese odio cuando le confirmaron que decía, de ella, todas esas barbaridades que ella ya imaginaba que decía. Se sentía orgullosa de no haber llegado a sentir odio ni rencor y de saber que jamás había dicho, a nadie, nada ofensivo de él.

Había aprendido a no echarle de menos, a no pensar en hacer posibles planes con él.

Se sentía satisfecha de no haber intentado olvidarle en brazos de otro.

El encontrar la llave la llenó de tranquilidad y felicidad.

Ahora, cuando mira al pasado, no siente ni alegría ni tristeza, ni frío ni calor, tan sólo lo recuerda como una etapa más de su vida, de la que ha aprendido muchas cosas.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Cartas De Amor



Siempre he tenido mucho respeto a la intimidad de la persona (incluso antes de la, famosa, Ley de Protección de Datos). Usease, jamás hubiera descubierto una infidelidad de mi pareja porque le hubiera pillado un sms o le hubiera encontrado el tfno. de una churry mientras revisaba sus bolsillos o su cartera; ni se me ocurre rebuscar en cajones ajenos para ver si encuentro algo y ni tan siquiera miro en los bolsos ajenos, aunque tenga el permiso de la propietaria para coger algo. Ya veis, así de rarita soy.

Por eso, al tener que trabajar, ahora, con la correspondencia privada de un personaje famoso siento que la educación recibida se ha ido al traste. La mayoría de las personas que escribieron esas líneas están muertas (o, si no lo están, les queda medio telediario) y, aún así, siento pudor al leerlas.

Pero hay una serie de cartas que me tienen enganchada, tan pronto reconozco la letra y confirmo, por la firma, que son de ella no puedo evitar leérmelas del principio al fin.

Son cartas de una mujer madura que se confiesa profundamente enamorada de él. Cartas en las que le dice cuanto lo necesita, cuanto sufre y todo lo que estaría dispuesta a hacer.

Pero cual fue mi sorpresa al descubrir, en una de esas cartas, que ellos JAMÁS se habían visto, que no se conocían en persona ¿Cómo puede estar alguien enamorado hasta las trancas de una persona con lo que no ha cruzado ni media mirada? Es algo que no entra en mi cabeza, ella se enamoró de unas palabras y de la persona idealizada que formó en su cabeza y juntando ambas cosas era capaz de hacer cualquier cosa por ese “espejismo” que llamó amor.

Lo curioso es que no fue la única en caer en sus redes, existen más… aunque aún no he llegado a las más interesantes, son de otra mujer y que, por lo que me han contado, están llenas de “tensión sexual no resuelta” (palabras textuales que me dijeron)

No he podido ver las cartas que él escribió (ya que no están en nuestro poder) pero puedo imaginármelas (por lo que ya llevo leído). Yo lo veo como el Don Juan de la palabra.

Este señor invento, ya hace muchos años, lo que son hoy las ciber-relaciones/ciber-novios/ciber-amantes… personas que se aferran a un espejismo formado de palabras y que, en muchos casos, sufren una gran decepción al encontrarse cara a cara.

Como aún me quedan muchos días de tener esas cartas en mis manos, si aparece alguna novedad os la hago llegar.

viernes, 26 de noviembre de 2010

"Ojalá El Tal Vez Fuera SI"


Mujer añorada



entelequia soñada


irreal realidad


no puedes ser cierta


porque si fueras como te imagino


serias declarada patrimonio de la humanidad


y habría cola solo para conseguir una mirada tuya


no vuelves amor mío.


eres como un sueño que al despertar se te escurre entre los dedos y poco a poco lo olvidas


así haces conmigo


te olvidas, me escurro en tu recuerdo y desaparezco de tu memoria


cuando lo que me gustaría sería recibir un abrazo


con tus brazos rodeándome


tus pechos clavándose en mi pecho y tu aliento en mi cuello mientras absorbo el aroma de tu cabello


la ilusión de una noche de amor entre nosotros,


salpicada de tus risas y trastadas


intensa, ardiente, divertida, relajada, agotadora


una utopía que quizás, solo quizás, existe en un rincón perdido del pirineo


Tu ausencia me hiere ya que culpable me siento de no haber a tiempo llegado.

Abdón

sábado, 20 de noviembre de 2010

Víspera Del 20N

Toca noche de insomnio ¿por qué? Pues por una cosa muy agradable.

No, no me ha tocado la primi… ni tampoco he recibido una herencia muchimillonaria… ni he pegado un braguetazo.



Hoy estoy como loca de contenta por algo bueno que le ha sucedido a una persona a la que aprecio y quiero un montón. Puede parecer una exageración pero, por dentro, tengo una alegría mayor que si me hubiera pasado algo muy bueno a mí.

Vamos, que la noticia ha sido mejor que si me hubiera tocado una primi muchimillonaria o me hubieran dado una plaza en propiedad.

¡¡¡QUE ME ALEGRO UN MONTÓN!!!

Ya verás como este es el primer paso agradable al que seguirán otro montón más, ¿te apuestas algo?

jueves, 11 de noviembre de 2010

La Estresante Vida Del Parado



Cuando entras a formar parte de las estadísticas del desempleo te empiezan a llover consejos:

- Acude a las 8’30 para hacer cola para luego poder coger número.

- No te desesperes si, a pesar de haberte pegado el madrugón, no tienes número y tienes que volver otro día

- Ves metalizándote para estar allí un montón de horas

- Cuando te atienden seguro que te faltará algún papel y tendrás que repetir el proceso de nuevo. Así que no apures plazo.

Tu que, en estos momentos, estas en modo “que-tranquila-estoy-como-ociosa-parada” te empiezas a estresar. Te ves acampando a la puerta de la oficina y colocando un sistema de alarmas para que no se te cuele nadie (decides que, de momento, dejaras la recortá en casa); te planteas llevarte el termo con café para aguantar la rasca que hace y la nevera con líquidos para evitar la deshidratación; un punto importante es pensar que vas a meter en los tuppers para no morir de hambre o si la lectura aconsejada, para estos casos, son las revistas del corazón o algún libro mu gordo.

Teniendo todo esto en cuenta: “madrugue”, me arregle tranquilamente y… me fui a almorzar con mis compis, me dí una vuelta por mi último puesto de trabajo (y por el resto de la casa, por supuesto) y, a eso de las 12, me decidí a dirigirme, poco a poco, a ejercer como parada oficial.

Mi primera sorpresa, contra todo pronóstico, ¡¡¡Tenía número para inscribirme!!!, es más, no sólo tenía número si no que delante de mí sólo había 4 personas.

La espera fue de lo más entretenida. Gente protestando porque llevaban 3 horas esperando para que les atendieran, por lo mal que funcionaba la administración, porque había mesas vacías… creo que protestaban hasta por el color de las paredes.

También tuve espectáculo gratis, incluso llegue a dudar si, por error, me había metido en una sala porno. Una tía se agacho a recoger los papeles que se le habían caído y, por lo visto, nadie le había dicho que si llevas falda corta (y tienes unos enormes cuartos traseros) no te puedes agachar poniendo el culo en pompa… así que nos enseño (al que quiso mirar) como llevaba depiladas las inglés y casi hasta las amígdalas… amos, que si llego a ser tío no sé como hubiera acabado la cosa.

Mi conclusión, del día de ayer, fue: los parados están estresados por vicio. Yo acudí a las 12 h., cogí número, esperé, me inscribieron en las listas, se empeñaron en crearme un usuario (para los trámites vía intelnette), me convencieron para que ese mismo día solicitara la reanudación de la prestación (porque yo no quería hacerlo aún), me pasaron a otra mesa en la que me dieron un curso acelerado de como solicitarlo vía intelnette, se colgó la aplicación en el último paso, me hicieron coger número para solicitarlo en persona, volví a esperar, me atendieron y me tramitaron mi reanudación y… ¡¡a las 13’30 ya estaba en la calle!!, lo que a otras personas les cuesta varios días yo lo había hecho en 1’30 h.

¿Es como para pensar que los parados están estresados por vicio o no?

martes, 9 de noviembre de 2010

De Palabras Bonitas

En ocasiones me sale la vena exhibicionista y me da por desnudarme en público (en sentido figurado, claro, ya que con la rasca que hace no me atrevo ni a quitarme el esmalte de uñas, no vaya a ser que me constipe) Menos mal que no suelo hacerlo mucho, ya que acabaríais sabiendo, de mí, tanto como yo y eso no es bueno (siempre hay que reservarse alguna pequeña sorpresa)



El post que escribí el otro día me ha hecho preguntarme: “Dina, bonita, ¿Qué consideras, tu, palabras bonitas?” Podríais pensar que mi respuesta sea “que me digan piropos”, pues NO… vale, no voy a negar que siempre te gusta que te regalen el oído pero un piropo es algo fugaz, algo que se dice en el momento y ya (es más, ese piropo puede ser una frase hecha y vacia)

Para mí las palabras bonitas (tanto las que pueda recibir como las que pueda pronunciar) son mucho más sencillas y que, sin darnos cuenta, las utilizamos a diario:

- Un “te echo de menos” o “te he echado de menos”. Estas demostrando (o te están demostrando) que aprecias a esa persona y que, en su ausencia, te ha faltado un cachito de ti.

- Un “me ha hecho mucha ilusión verte” Sólo te puede hacer ilusión ver a alguien que te trasmite algo de lo contrario te deja indiferente.

- Un “te llamo porque me he acordado de ti o porque quería oír tu voz o, simplemente, porque me apetecía”. Jamás llamarías porque sí a alguien que te la trae al pairo.

- O un “no te quiero ni una miaja”. Siempre teniendo en cuenta que en Aragón para decir "NO" decimos “Si, de cojón”.

Existen muchas más… pero todas van en la misma línea.

Pero también hay palabras bonitas que se pueden decir (y recibir) sin necesidad de emitir ningún sonido (es que a mi esto del lenguaje corporal me tira):

- Esa sonrisa que se dibuja en la cara cuando te ven.

- Ciertas actitudes que se adoptan mientras conversas con esa persona.

- Un mirada de complicidad o de cariño.

- Ese pequeño roce o que te cojan y acaricien la mano.

- O que ese abrazo que se da cuando se siente que se necesita.

Vamos que día a día, sin darnos cuenta de ello, estamos rodeados de palabras bonitas.

Y vosotros ¿qué consideráis que son palabras bonitas?

lunes, 8 de noviembre de 2010

Apuesta Arriesgada

Las cosas surgen de la manera más inesperada.

Un día cualquiera, en una ciudad cualquiera, en un bar cualquiera, a la hora del almuerzo:

Dina: A primeros de mes tengo que pillarme vacaciones si o si. Si encuentro con quien viajar me piro unos días.

Compañera: Yo también tengo esa semana de vacaciones. Me apunto.

Y así quedamos.

Conforme pasaron las horas empecé a pensar: “¡¡Ay Dios!! ¡¡Que vamos a hacer!! Sólo hemos compartido almuerzos y un par de cenas de empresa y… ¡¿¡¿¡¿nos vamos de viaje juntas?!?!?!? ¡¡Ay Dios!! Como esto salga mal igual tenemos que cambiar, una de las dos, de grupo de almuerzo”

En cuestión de pocas horas había que elegir destino y contratarlo. Cuando acepto mi primera propuesta, y después me confesó que tenía terror a volar, me dije: “Dina, la cosa va bien”.

Los destinos mirados fueron de lo más variados:

- Ibiza: no fuimos capaces de ponernos de acuerdo los vuelos y nosotras.

- Valencia: los moteros se enteraron que íbamos a pensar ir y organizaron algo en esas fechas.

- Gerona: ni idea el porque se descarto.

- Bilbao: no nos atrajo demasiado

- San Sebastian: ¡¡que bonita!! ¡¡que cara!!

- Santiago: demasiado lejos para conducir yo sola.

- Cuenca: ¿por qué se nos ocurrió Cuenca?

- Y, al final, acabamos decantándonos (cuando nos enteramos que había AVE directo) por Sevilla.

El viaje no podría haber comenzado mejor: devolución del 50% del billete por retraso en la llegada (7 minutos más y nos lo regalan)

El hotel: de lujo, en pleno centro de la ciudad (y que conste que lo elegimos sin mirar el plano)

La temperatura: fabulosa, 25 graditos del ala.

Así que hemos pateado de lo lindo, nos hemos tomado nuestras cañitas y nuestras tapitas, nos hemos reído un montón (así que ninguna de las dos tendrá que cambiar de grupo de almuerzo), hemos visto un montón de cosas y hemos vuelto de una pieza.

Del viaje destacaría:

Una frase: “No hay mujer fea si no copas de menos”

Una conversación: ver el pique entre un bético (¿se dice así?) y un sevillista… no me enteré de un carajo pero disfrute de lo lindo.

Un lugar: la plaza que siempre estaba llena de gente, fuera la hora que fuera.

Un recorrido: nos metiéramos por la calle que nos metiéramos siempre acabábamos en la misma plaza.

Un reencuentro: con el que pude recordar otras vacaciones, nos echamos unas risas y nos mostraron la costumbre local de empezar a tomar tragos mientras aún es de día.

Estuve buscando a Nuestra Flamenca pero sólo encontré a su prima pequeña… asins que me la traje paki, de rehén.

sábado, 6 de noviembre de 2010

Y Ya Van 3

Cuando comencé nunca pensé que llegaría tan lejos y, fíjate por donde, ya son TRES añitos... a la que me descuide mayor de edad ya.

Me quería hacer un regalico especial y, después de mucho pensarlo, he encontrado mi regalo ideal.

Señoras y señores, mi autoregalo va a ser RESCATAR un post. El post que más me gusta de todo lo que he escrito durante este tiempo. Un post que me costo mucho el saber como plasmar lo que quería plasmar y que, en su momento, quedo eclipsado por otros motivos... asins, que aquí va mi autoregalo

"Dicen Que...



En el silencio de mi habitación, en la oscuridad de mi cuarto, en la soledad de mi cama tu recuerdo vuelve con fuerza.


Cierro los ojos y permito que tu presencia, invisible, se apodere de mí. Imagino tu cuerpo junto al mío, siento como desprende su calor.


Deseo, con todas mis fuerzas, que me beses, que me acaricies, que me abraces, que me mimes, que me hagas el amor.


Me parece sentir el tacto de tus labios en mi nuca, la piel se me eriza. Dejo que mi imaginación vuele, que mi cuerpo sienta esos besos inexistentes.


Mi respiración se acelera esperando una caricia, una caricia suave que recorra todo mi cuerpo, una caricia que me haga vibrar. De repente la siento, noto tus manos, suaves, recorriendo mi piel, acariciándola lentamente.


Noto como despiertas sensaciones, como nos volvemos a fundir en una sola persona.


Dicen que estas a cientos de kilómetros... no es verdad... estas aquí, junto a mí... SIEMPRE ESTAS A MI LADO"

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Se Busca

Me voy en busca de Nuestra Flamenca



Si la encuentro procuraré, por todos los medios, que vuelva a su hogar (del que jamás debió partir)

Os mantendré informados.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Te Echaré De Menos

Echaré de menos las tertulias, de las 8 a.m., con dos de los informáticos locos que nos vienen a visitar, todas las mañanas.

Echaré de menos esperar que la máquina de vending esté en su “hora feliz” y nos de cafeses gratis.

Echaré de menos el hacer preguntas de “examen”.

Echaré de menos el mirar y comentar la sección de contactos, todas las mañanas.

Echaré de menos meterme con los de mantenimiento, cuando se les ocurre asomar el hocico en nuestra pecera.

Echaré de menos los momentos que tenía trabajo.

Echaré de menos bajar a almorzar.

Echaré de menos mis visitas a los informáticos para que me den soluciones.

Echaré de menos las risas y el cachondeo del almuerzo.

Echaré de menos que me hayan perdido el respeto.

Echaré de menos mi silla, mi mesa, mi ordenador, mis bolis de colores… mi teléfono no, ya que no tengo, jo (aunque al que le robaba a mi compi, en cuanto se despistaba, si)

Echaré de menos mis momentos en modo autista.

Pero, ante todo, echaré de menos a mis compañeros (aunque no a todos por igual).

No echaré de menos las horas muertas esperando que alguien se decida a traernos curro.

No echaré de menos estar pajariqueando por el intelnette sin rumbo fijo (sólo por hacer algo).

No echaré de menos el tener que robarles el trabajo a mis compis.

No echaré de menos que me roben MI trabajo (que este es sagrado, jeje).

No echaré de menos el runrun de la radio.

Pos eso, que esto se acaba de nuevo… ¿cuál será mi destino?...de momento pasar a formar parte de las estadísticas de desempleo de este mes (así que espero que esta vez me tiempo de poder apuntarme).