domingo, 13 de mayo de 2012

Decisión

5 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Miedo me das...

Anónimo dijo...

Mi no comprender. amy

Dina dijo...

Miss, puedes estar tranquila... sólo soy peligrosa para mi misma, jaja

AnónimAmy, pues está bien claro... deshojar la margarita... aplicable a cualquier situación: ¿me quiere o no me quiere?, ¿me lo compro o no me lo compro?, ¿lo hago o no lo hago?, ¿voy a Paris o a Londres?... así hasta el infinito y más allá

Florencio dijo...

El futuro está escrito. Decide lo que creas conveniente, con la certeza de que pase lo que pase es lo que tenía que ocurrir, lo que de hecho ya había pasado.
:-)

EL DESTINO

Vivía en Bagdad un comerciante llamado Zaguir. Hombre culto y juicioso, tenía un joven sirviente, Ahmed, a quién apreciaba mucho. Un día mientras Ahmed paseaba por el mercado, se encontró con la Muerte que le miraba con una mueca extraña. Asustado, echó a correr y no se detuvo hasta llegar a casa. Una vez allí le contó a su señor todo lo ocurrido, y le pidió un caballo diciendo que se iría a Samarra donde tenía unos parientes, para de ese modo escapar de la muerte.

Zaguir no tuvo inconveniente en prestarle el caballo más veloz de su cuadra, y se despidió diciéndole que si forzaba un poco el caballo podría llegar a Samarra esa misma noche.

Cuando Ahmed se hubo marchado, Zaguir se dirigió al mercado y al poco rato encontró a la Muerte paseando por los bazares.

"¿Por qué has asustado a mi sirviente? - preguntó a la Muerte-.Tarde o temprano te lo has de llevar, déjalo tranquilo mientras tanto"... "Oh, no era mi intención asustarlo - se excusó ella-, pero no pude evitar la sorpresa que me causó verlo aquí, pues esta noche tengo una cita con él en Samarra"

Dina dijo...

Florencio, ¡¡¡siempre me sorprendes!!!!. Ma encantau la historia... aunque me he quedado muerta mata con el final