viernes, 6 de septiembre de 2013

Atracción, Deseo, Placer, Pasión...¡¡Morbo!!

Pronóstico para hoy: Contractura 1 - Dina 0
 
Así que puestos a tener tensiones...

Tensión Sexual
Hacía poco tiempo que se conocían. En un primer momento, nada indicaba que pudiera llegar a existir una atracción entre ellos pero no fue así. Conversaron, se entregaron al juego de la seducción, de una manera muy sutil, y una chispa saltó.

Entre ambos se había creado un nexo de unión basado en las caricias, los besos, los mimos, la atracción, el deseo, el placer, la pasión, el morbo…

Pocas ocasiones habían tenido de verse pero sus conversaciones, casi diarias, tenían un alto contenido erótico, fruto de la tensión sexual que existía entre ambos.

Ella sabía como provocarlo y a él le gustaba que lo hiciera.

¿Te estas tocando?

No

¿No?

No. Si las condiciones son las idóneas, puedo llegar al orgasmo sin necesidad de contacto físico.

Cuéntame como lo haces.



Me puedo imaginar que me tumbas en la cama y comienzas a besarme el cuello. Lo besas, lo lames, lo mordisqueas. Mi piel se eriza y lo notas. Sabes que ese es el comienzo y que no voy a retroceder.

Jugueteas con los lóbulos de mis orejas, eso me excita, lo sabes y te entretienes un rato.

Tus labios comienzan a bajar, se entretienen en mis hombros, bajan por mi pecho. Con la punta de la lengua jugueteas con mis pezones, tardan poco en reaccionar, aumentan de tamaño y se ponen duros. Los succionas, los mordisqueas…

El resto lo tendrás que imaginar.

No, sigue.

Si continuo ¿qué consigo a cambio?

Que te haga todo eso cuando te vea

La excitación de ella subió de intensidad. Aquellas palabras habían conseguido encenderla todavía más.

Mientras con tu boca te entretienes con uno de mis pechos, agarras el otro con tu mano. Jugueteas, lo acaricias, lo aprietas, das un pellizco… compruebas que eso me gusta, que mi cuerpo se estremece bajo el tuyo.

Sigues bajando, entreteniéndote en cada centímetro de mi piel. Lamiéndolo, acariciándolo, besándolo.

Bajas por debajo de mi ombligo, sé que me vas a hacer sufrir pero no te voy a suplicar.

Te entretienes en mis ingles, están suaves, como a ti te gustan. Tu mejilla roza, ligeramente, mi clítoris, seguro que no ha sido por casualidad.

Me agarras por las caderas y deslizas tu cuerpo sobre el mío, en busca de mi cuello, convirtiendo, así, toda mi piel en una gran zona erógena.

Puedo notar tu excitación y sé que el juego aún no va a finalizar… no ha hecho más que comenzar.

Comienzas, de nuevo, todo el proceso. Mi deseo va en aumento.

De nuevo, bajas por debajo de mi ombligo y me agarras por las caderas. Quieres que me de la vuelta. Sé que te gusta verme así y no me resisto.



Te tumbas sobre mí para alcanzar mi cuello.

El camino esta abierto y, de momento, no quieres recorrerlo.

Con tu cuerpo, con tus labios, con tu lengua recorres mi cuello, mi espalda.

Te separas un poco de mí… me das un cachete en el glúteo… eso me ha gustado.

Me coges, de nuevo, por las caderas y me atraes hacia ti elevando mis nalgas. Es lo que más te gusta.

Sigues besándome, acariciándome, mientras tus dedos van en busca de… ¿qué quieren encontrar?

Dímelo tú.

Tus dedos notan mi calidez, mi humedad… eso aún te excita más… aún nos excita más.

La punta de tu lengua juguetea con mi clítoris, haciéndome estremecer.

Paras, te separas, me coges por las caderas y me atraes hacia ti. El camino esta abierto y decides recorrerlo poco a poco. Te introduces dentro de mí lentamente, muy lentamente y…

Sigue, no pares.

No, el final lo escribiremos juntos.

10 comentarios:

4 comentarios:

B. dijo...

Habrá quedarle cera a la contractura, a ver si el marcador queda a tu favor.

Bonita forma de ambientar un viernes con la historia ;)

Dina dijo...

B, me levanté dura dura dura... pero de cuello p'abajo :)

Es una buena forma de ambientar un viernes... un sábado... e incluso un duro lunes ;)

Enol dijo...

jo...der.

Dina dijo...

De eso se trata, Enol...