sábado, 1 de diciembre de 2007

No Sé Mentir


Ayer tuve cena con unas compañeras de trabajo, con las que escasamente nos vemos. Como son de las que aguantan poco, al terminar los cafés y unas aguas (yuuuuuuuuuju) que se pidieron ya se retiraron.

Como ya me imaginaba que iba a ser así acorde un punto de encuentro con mi grupo nocturno.

Cuando me uní, a ellas, me estuvieron contando que esa tarde se había hecho una quedada de bloggers de la ciudad y que el grupo con el que estaban ellas era una parte. A algunos ya los conocemos y seguimos hace tiempo, a otros les pudimos poner cara por primera vez.

La noche fue pasando entre risas, bromas, bailes, saludos, el líquido de algún vaso derramado y viajes al baño.

En un momento determinado comencé a hablar con uno de los bloggers, al que ya le había puesto cara hace tiempo pero que nunca me habían presentado. Después de amenazarlo de muerte, si volvía a utilizar un diminutivo de mi nombre que no me gusta nada, vino la pregunta del millón:

“¿Tú tienes un blog?”

Rápidamente dije, muy digna, “NO”, ya que nadie de mi entorno conoce la existencia de este blog.

Automáticamente note como mi cara me delataba... como mi expresión le estaba diciendo “ESTA MINTIENDO”... lo he de reconocer: NO SÉ MENTIR, se me nota demasiado. Así que tuve que reconocerle que sí que tenía uno pero que, por favor, no se lo dijera a nadie porque, debido a mi pánico escénico, no lo sabe ninguna de mis amistades.

Prometió guardarme el secreto y enviarme un mail dándome algún consejillo que otro... mas majo él...

No hay comentarios: